Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 4 04-02:00 noviembre 04-02:00 2008

En la presentación de su libro Fantasmas de Malvinas, Federico Lorenz leyó un poema de un ex combatiente, «Pedro Vojkovic» (del libro Soldados, de Gustavo Caso Rosendi), que causó una profunda impresión en el auditorio de la Biblioteca Nacional. Suponemos que genera una sensación parecida a la que provoca la lectura de su gran libro de crónicas.
Por eso a continuación les ofrecemos el poema:
Cuando cayó el soldado Vojkovic
dejó de vivir el papá de Vojkovic
y la mamá de Vojkovic y la hermana
También la novia que tejía
y destejía desolaciones de lana
y los hijos que nunca
llegaron a tener
Los tíos los abuelos los primos
los primos segundos
y el cuñado y los sobrinos
a los que Vojkovic regalaba chocolates
y algunos vecinos y unos pocos
amigos de Vojkovic y Colita el perro
y un compañero de la primaria
que Vojkovic tenía medio olvidado
y hasta el almacenero
a quien Vojkovic
le compraba la yerba
cuando estaba de guardia
Cuando cayó el soldado Vojkovic
cayeron todas las hojas de la cuadra
todos los gorriones todas las persianas

Read Full Post »

Por P.D.

Volviendo un poquito a las fuentes de nuestra literatura argentina (impulsada por las lecturas de P. sobre el tema), me reencontré con esta novela iniciática de 1881. En pocas palabras: es la historia de Pablo, un joven rico que viaja a París, y conoce a Loulou, una prostituta que se enamora de él. Pero Pablo seduce a una condesa, y Loulou, como buena mujer despechada, le cuenta al marido engañado. Así, se llega a un duelo entre ellos (y sí, ¡eran otras épocas!) en el cual Pablo mata al conde. El joven queda herido y termina destruido a causa de la sífilis. Y Loulou vuelve a prostituirse. Fin.

musica-sent

Debo reconocer que las novelas naturalistas (como ésta) no son mis preferidas, sin embargo es un gran relato de aprendizaje. Así, presenciamos cómo se derrumba el mundo convencional del protagonista, producto de sus fallas morales y éticas, en estrecha relación con su enfermedad física. ¿Por qué? Porque hay cuerpos que se compran y se venden, como ocurre con el físico prostituido de Loulou. Y hay cuerpos sometidos a una doble degradación, como le sucede a Pablo: afectado por la sífilis, y constituyendo una pareja ilegítima -opuesta al matrimonio criollo típico de la época. De ahí que el carácter fatalista del relato sea inevitable, ya que no hay forma de controlar el azar. Paradójicamente, la prostituta termina siendo la portadora de la verdad, y rompe así con lo que era previsible. Por último, me pregunto si Loulou hubiera aceptado entregar su vida por ese amor que consideraba el único motor de su existencia. Incluso dudo cuando dice que “…ayer como hoy, daría mi vida por Pablo”.  Y si una vez muerto éste, termina siendo sólo “un recuerdo en su alma”, y retoma su vida anterior tal cual era.  No se. Tal vez ella pudo “olvidar” su pasión por él, del mismo modo que él pudo “transformar” su odio en amor por ella.  Quizás sean dos expresiones de un mismo destino, o simplemente dos sentimientos que no convergen en un mismo tiempo y lugar.

Read Full Post »