Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22/12/08

Libros para adolescentes /2

Por P.Z.

Antes que nada, quiero agradecer a quienes desde los comentarios de la primera nota fueron aumentando la lista. Estamos armando una suerte de red -¿no?- entre libreros y lectores. Mañana P. -y tal vez Dr. Pakus– se suman a recomendar más libros.

Ahora sí, seguimos:

Siddhartha, de Herman Hesse

Siddhartha fue el libro con el que abandoné la literatura infantil. Mis lecturas eran Buffalo Bill, Miguel Strogoff, algunos de la colección Robin Hood. Siddhartha fue un impacto, una revelación. Hace poco me enteré de una casualidad que, sin embargo, me enorgullece: el libro que “le cambió la vida” a Abelardo Castillo también fue uno de Hesse: El lobo estepario.

Siddharta es una novela épica, inspirada en la vida de Buda. Puede entenderse como el camino de un joven hacia la iluminación, pero también como la búsqueda de identidad, el deseo de libertad, el compromiso con uno mismo. (Todo esto lo entendí mucho después, claro, sin embargo en aquel momento fue todo un descubrimiento: había otros libros, otros mundos por leer. ¡Ah! y, por favor, no tiene nada que ver con Paulo Coelho).

(más…)

Read Full Post »

los padres de sherezade Silvina Friera entrevista hoy a Daniel Guebel en Página 12. Pegamos las primeras tres preguntas, pero recomendamos la nota entera. Y además, Daniel cuenta por qué nos eligió para editarlo.

¿Por qué en una primera instancia los relatos de Los padres de Sherezade comparten una zona que podría definirse como “europea”?

La novela de la que se desprendieron estos cuentos empieza a mediados del siglo XVIII en Europa y termina a mediados del XX en la Argentina, buena parte de esos dos siglos y medios transcurren en Europa, y eso me permitió recorrer una zona de manera programática. El primer título de este libro iba a ser Lecciones de Literatura Europea, que es como un chiste al título de Nabokov. El título completo debería haber sido Lecciones de Literatura Europea impartidas por un argentino ignorante (risas).

En Un sueño de amor, el narrador advierte que Natasha había aprendido a tomar los hechos de la vida como una representación. Otros relatos, ya sea por los diálogos, o por las escenas, también presentan hasta cierto punto una “atmósfera teatral”. ¿A qué se debe esta recurrencia?
El primero de los cuentos tiene una materia teatral pero en el fondo no es más que un diálogo, una pequeña escena. Esto no lo califica ni descalifica. Textos que son tomados como ejemplos de cuentos, como Los asesinos de Hemingway, me parecen un fragmento de guión cinematográfico; el cuento Esa mujer, de Rodolfo Walsh, es un fragmento de pieza teatral. La pureza de los géneros es una preocupación para veterinarios y nazis, que son lo mismo. En relación con la presencia de lo teatral aparece la cuestión de “contar una escena”. El que monta una escena lo hace para otra persona, que se incorpora o no a la acción. Uno puede pensar en el modo en que Hamlet monta la escena de representación para producir un impacto que le permita descubrir la verdad en los ojos del tío. Pero también se puede pensar en Sherezade representando ante Shahryar un cuento para simular la verdadera escena que está construyendo, que es el hijo que está gestando de Shahryar.

Es curioso que los desprendimientos de El absoluto los pueda terminar y publicar aunque aún no haya terminado esa novela tan anunciada.
Como es un libro interminable, no está mal que un escritor genere su propio mito, pero me temo que lo voy a terminar. Siempre es más grande la expectativa que la realización. El que es un maestro en la promesa de terminar es Piglia. Tengo competidores insuperables (risas).

[Continuar leyendo]

Read Full Post »

Ranking semanal

Lo más vendido la semana pasada:

el discurso vacio
  1. El discurso vacío, Mario Levrero
    Interzona
  2. Llamadas telefónicas, Roberto Bolaño
    Anagrama
  3. El lector, Bernard Schlink
    Anagrama
  4. Intimidad, Hanif Kureishi
    Anagrama
  5. Llamadas de Amsterdam, Juan Villoro
    Interzona
  6. El chino, Henning Mankell
    Tusquets
  7. Bodegones de Buenos Aires, Pietro Sorba
    Planeta
  8. Vagón fumador, Mariano Blatt y Damián Ríos (comp.)
    Eterna Cadencia
  9. After dark, Haruki Murakami
    Tusquets
  10. La novela luminosa, Mario Levrero
    Mondadori

[Ver el ranking anterior].

Read Full Post »

Presentación: La novela luminosa, de Mario Levrero (Mondadori 2008)
Charla abierta entre Luis Chitarroni y Damián Tabarovsky.
Desgrabación: P.Z. [Primera parte]

la novela luminosa 04

(N. del E.: El siguiente texto fue leído por Luis Chitarroni, a quien agradecemos la gentileza de haberlo cedido para aquí lo reproduzcamos)

Mario Levrero: La novela luminosa,
por Luis Chitarroni

Estamos acá para convocar a un gran maestro de la narrativa contemporánea, del que seguramente ustedes sabrán mucho más que yo. Mi relación con sus libros ha sido tan discontinua que ahora, al tener que hablar de esta novela, no se me ocurre una idea central sino muchos planteos. Planteos a los que se llega sigilosamente. Creo que el sigilo es una de las características de Levrero, y que el sigilo de Levrero es algo difícil de definir. Así que nos encontramos con una primera dificultad: ¿cómo aprehender, como ceñir su sigilo?

Bien, digamos que nunca me gustó ese primer verbo, que usé de una manera impulsiva -sin sigilo-. Y nunca me gustó porque pertenece sobre todo al lenguaje de los pedagogos, que lo enfatizan, lo sobrevaloran, lo vulgarizan, todo a la vez. Me temo que, a causa de mi desconfianza, yo nunca pueda, en esos términos, aprehender. Así que me consuelo con decir ceñir.

(más…)

Read Full Post »

Horarios del 24 y 31

Informamos que los días 24 y 31 de diciembre, la librería permanecerá abierta hasta las 17 hs. En tanto, el 25 de diciembre y 1 de enero estaremos cerrados todo el día.

Read Full Post »

Dos artículos sobre Frío en Alaska, de Matías Capelli:

Pablo Nicotera escribió una reseña para No Retornable.

Damián Selci, a partir de la novela de Capelli y la mesa que compartieron Kohan, Terranova y Oyola, delinea un estado del arte sobre la narrativa argentina.

Con un lenguaje urbano y culto a la vez, Matías Capelli lleva al lector a vivir en ese límite borroso y desconocido, casi sin conciencia en el que cualquier cosa puede suceder y los recuerdos se cruzan con referencias a lecturas de infancia, literatura contemporánea y clásicas (que contribuyen a borrar los límites), dejándonos, al final, con el sabor a soledad con el cual vive el protagonista.
Pablo Nicotera

Con todo lo anterior, quedan esbozadas las líneas maestras que Frío en Alaska presupone y que nosotros querríamos subrayar como otras tantas ideas acaso útiles para la narrativa contemporánea: 1) terror al periodismo, 2) resistencia al cuento, 3) recurso a las formas y tonos de la poesía de los 90. La importancia de Frío en Alaska es equivalente a estas tres afirmaciones. Por supuesto, no se trata de discutir si Matías Capelli escribió o no el libro definitivo; la virtud de Frío en Alaska, si tiene alguna, será la de empezar algo, más que terminarlo.
Damián Selci

Read Full Post »