Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11/02/09

La puerta de entrada

Por P.Z.

“Alguna vez sentiste que un
libro te hablara sólo a ti”

I

Robots, superhéroes, peces, perros, autos. De todos los personajes que abundan en las películas infantiles hay uno que logra destacarse. Desde La historia sin fin hasta Desperaux, quien abre la puerta de la fantasía, quien ayuda descubrir nuevos mundos, quien acompaña el crecimiento personal es: el libro.

Aunque las dos referidas antes que películas fueron libros, no hablamos específicamente de esas (que hay en cantidades), ni tampoco de aquellos libros que nacieron pensados para ser filmados (que también los hay en cantidades… y se nota), sino de aquellas películas que toman al libro como figuran central. La historia viene desarrollándose de cierta manera hasta que el protagonista, generalmente un chico aunque también puede ser un ratón o una lechuza, se encuentra con un libro y ¡zas! todo cambia.

II

Hay una historia maravillosa (o bizarra, depende del cristal del lector de esta columna) del marketing argentino, que refiere Julián Gallo. Roberto Goizueta, ex director de Coca Cola, alguna vez le preguntó a sus colaboradores: “¿Cuál es nuestra participación en el estómago del cliente?”.  Es decir: de todos los líquidos que una persona puede tomar, cuánto corresponde a Coca Cola. Esa pregunta supone una competencia fenomenal: Coca Cola compite contra todos los líquidos, no solo Pepsi, sino también con el té, con el café, con el vino, incluso con el agua.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

El futuro no es nuestro“Un dolor de amor. Quién no lo sabe. Un dolor de amor en las yemas de los dedos. Al contacto se pudrían las manzanas. Todo iba pudriéndose. MTV aullaba por esa época, pero eso no terminaba de darle sentido a nada. Kenneth Branagh acababa de estrenar su Frankestein y yo apretaba rewind para ver mil veces el corazón palpitando en la mano del monstruo huérfano. El tórax roto, una enorme herida de guerra. Me desprendí la blusa para hacer lo mismo: romper la piel del pecho y arrancarme el corazón, quizás comérmelo y eructar estruendosamente, tan solo para escandalizar a mis padres. A los padres siempre les provoca arcadas el exhibicionismo de los chicos durante el almuerzo. De un lado, un nene jala el yunque del pollito feo, del otro lado, la nena pide un deseo. ¿Me quiere? ¿No me quiere? Un crujir de huesos, eso tan solo.

”Luego decidieron que algo estaba mal, y alguien tenía que solucionarlo”.

Giovana Rivero, autora boliviana, escribe “Camas gemelas”.

 

giovanna rivero

(más…)

Read Full Post »