Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12/02/09

Alex quiere un dino

Por Clara Levin

Alex quiere un dinosaurio

…es el título de la octava reimpresión del libro de Oram y Kitamura (FCE) que ya tiene casi 20 años de su publicación original en inglés. Y yo me pregunto por qué no leerle otra cosa a nuestros hijos.

El libro trata sobre un niño, Alex, que quiere un dinosaurio de mascota y que cuando lo obtiene, tenerlo le resulta mucho más complicado de lo previsto.

El libro no arranca mal. Alex sueña con tener una mascota distinta de las comunes (gato, perro o a lo sumo canario) que tienen sus amigos. Y hasta ahí venimos bien; añorar algo diferente y mejor es loable. También está bien el personaje del abuelo pata que lleva a Alex a una “dino-tienda” (aunque yo hubiera preferido que saliesen a buscar el dino en un viaje a través del tiempo).

Pero la llegada a la “dino-tienda” ya se hace más cuesta arriba. No contentos los autores con el hecho de que los nombres de las especies de dinosaurios son de por sí impronunciables, inventan las propias, volviendo el texto prácticamente ilegible.

Acto seguido Alex y el abuelo vuelven a la casa con Fred, nombre con que llaman al dinosaurio adquirido en la “dino-tienda”. En la casa, Fred hace destrozos en el jardín, el baño y la habitación del niño. También hace destrozos en la vía pública y la escuela.

(más…)

Read Full Post »

Por P.Z.

La semana pasada seleccioné libros que, salvo el de Caicedo, ya había leído. Esta vez me desafiaron a preparar una lista de aquellos que no leí, pero que debería.  Confieso que hice trampa por duplicado: primero, me pasé por 90 centavos y segundo, me ayudó Miguel con todas mis dudas (me aproveché de la buena disposición y conocimiento del librero más experimentado).

libros por cien pesos

(más…)

Read Full Post »

El futuro no es nuestro“Hau abrió la canilla con dedos cuidadosos. Tendría que cerrarla nuevamente después de lavarse las manos. Olían a pescado, pescado fresco, siempre como algo podrido. Escamas en sus dedos. No quería contaminar la canilla. Tendría que cerrarla nuevamente, con las manos limpias. Las lavó.

” Se curvaba en el lavatorio y sentía dolor en la espalda. Se curvaba en el lavatorio y sentía la columna. Colocaba las manos, se erguía frente al espejo. Miraba en sus ojos. Se veía a sí mismo. Ninguna escama. Ninguna espina. Ningún reflejo de pez en sus ojos rasgados, en su rostro adolescente. Hau todavía era el mismo, pese a los dedos”.

Santiago Nazarial, de Brasil, escribe el poético cuento “Espinazo de pez”.

 

Santiago Nazarian

(más…)

Read Full Post »