Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22/02/09

Valeria Meiller reseñó Los padres de Sherezade, de Daniel Guebel para Revista Ñ:

los padres de sherezade“Alguien cuenta o hace contar, alguien lee o escucha”. Así termina Los padres de Sherezade, el nuevo libro de Daniel Guebel. Para el lector que haya entrado a este escritor por la puerta de Derrumbe (Mondadori, 2007), su última novela y, seguramente, uno de sus libros más celebrados, vale decir que este libro constituye una experiencia de lectura radicalmente distinta. Y no sólo porque se trate de un volumen de cuentos -a ya muchos años de aquel primer libro de cuentos que fue El ser querido (1992)- sino también porque si lo que Derrumbe proponía era una experiencia límite, constituida por la imposibilidad de contar el dolor y la forma en que aquello propulsaba el ejercicio de la literatura, Los padres de Sherezade viene a redoblar la apuesta: no solamente es posible contar, sino que es posible hacerlo y hacerlo: repetir esa posibilidad en el interior de una misma historia.

Todo lector conoce, o intuye al menos, la importancia de las últimas palabras de un libro y lo que llama la atención, en este caso, es la infinita sencillez con la que el autor abisma en ella la compleja estructura de estos cinco relatos. Se trata de la lógica de las cajas chinas o, por qué no, de las muñecas rusas: personajes como Wasili Fedor, el alquimista de “Un sueño de amor” o Aliosha Davidov, el ferviente defensor de “El secreto de la inmortalidad” son, además de personajes, habilísimos narradores. Sus relatos saben ganarse su propio espacio de tensión narrativa manteniendo en vilo a los personajes que les sirven de escuchas y al lector como templados por la misma cuerda. El resultado es un delicado juego de encastres que no necesariamente implica confluencias. Así, el relato de Davidov sobre un drama amoroso -llevado adelante al mejor estilo cervantino en las Novelas Ejemplares– resulta, como el personaje mismo lo declara, una obertura inconclusa sin llegar a convertirse por eso, bajo ningún punto, en una digresión.

(más…)

Read Full Post »