Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17/03/09

Esta semana, la “recomendación de amigo” es de Marcos Bertorello, autor del flamante Porno:


marcos bertorello

Entre la lectura de un libro y el recuerdo de la lectura de un libro hay una distancia que es inconmensurable: el acto de leer un libro no deja de ser un encuentro singular, irrepetible, algo que sucede un poco por azar, como el encuentro amoroso. Por eso, cuando alguien me pide que le recomiende un libro, no sé bien qué es lo que recomiendo: si mi recuerdo del libro o el libro mismo.

Hoy quisiera recomendar un libro que para mí sigue presente de un modo especial: Crystal Express de Bruce Sterling. Sterling es lo que se llama un autor de género – que es un modo elegante de denigrar a un autor. Pero además es un autor de un género que siempre se resistió a la canonización de la academia: Sterling es un autor de Ciencia Ficción. Sterling participó de uno de los últimos movimientos que se gestaron en el seno mismo de la ciencia ficción, el cyberpunk. Hay otro autor y una novela que inventaron el cyberpunk. El autor fue William Gibson, la novela, Neuroamante. Los principios estéticos o políticos que dicho movimiento propulsaron, ya no importan. No porque no tengan relevancia, sino porque -como casi todos los movimientos dentro de la ciencia ficción- envejecieron de un modo rápido y estrepitoso. Es decir, la prueba irrefutable para determinar si un autor de ciencia ficción es un autor literario o un simple futurólogo más o menos sagaz, es ver qué pasa con sus libros cuando muchos de sus inventos ya están al alcance de todos. Esta es la distancia que hay entre un visionario (es decir, un poeta: alguien que logra ver por entre los agujeros del lenguaje) y un mero aficionado a las predicciones. Con Bruce Sterling – al menos cuando lo leí por primera vez, no sé bien cuando, creo que para 1998- pasa lo primero (o al menos, hoy tengo ese recuerdo). Los relatos de este volumen son relatos que crean universos imposibles, no probables. A nuestro autor no le interesa saber qué va a pasar en el futuro, ni tratar de entender cómo la tecnología puede afectar nuestra vida cotidiana, ni mucho menos conjeturar posibles organizaciones humanas, no. A nuestro autor le interesa la literatura. Quiero decir: concebir imágenes, enlazarlas en una historia, y dejarlas en suspenso, como a la espera de que alguien, nosotros, lectores, les supongamos múltiples sentidos.

Read Full Post »

Silvina Friera cubrió para Página 12 el segundo encuentro de los Martes de Eterna Cadencia que contó con la presencia de Abelardo Castillo:
Abelardo Castillo

El notable escritor habló de las nuevas generaciones literarias, reivindicó a los clásicos y despejó ciertos prejuicios sobre Cortázar. “Su virtud es ser leído por adolescentes. Un autor que no puede ser leído en la adolescencia es un mal escritor”, señala.

El bar de la librería estaba lleno. Las charlas en Eterna Cadencia convocan a un público lector que se arrima de acuerdo con lo que ofrece ese multifacético teatro de “operaciones literarias” que renueva su cartelera estética semana tras semana. El caótico tránsito de la ciudad demoró unos minutos la llegada de Abelardo Castillo. A pesar del retraso, el balance del diálogo con Patricio Zunini podría sintetizarse con la famosa frase que pronunció Julio César, en el Senado romano: “Llegué, vi, vencí”. Tan enfáticas, entusiastas y certeras fueron sus respuestas, que logró que casi nadie se quedara con una duda o un interrogante en la punta de la lengua, algo que difícilmente se consigue en este tipo de encuentros. ¿Cómo presentar al autor de libros fundamentales de la literatura argentina de las últimas cinco décadas, Las otras puertas, El que tiene sed y Crónica de un iniciado, y al creador de revistas literarias que marcaron el rumbo de varias generaciones entre los ’60 y hasta mediados de los ’80?

[Leer la nota en Página 12]

[Leer la desgrabación de la charla: partes uno y dos]

Read Full Post »

Lo que viene: Siglo XXI

¿Qué novedades podemos esperar en 2009? Esta semana responden Laura Campagna -resp. de comunicación y prensa- de Siglo XXI:

lo que viene siglo xxi

¿Qué títulos (novedades, reediciones) tienen previstos para este año?

En abril, editamos un nuevo libro de Beatriz Sarlo, La ciudad vista. Mercancías y cultura urbana. El libro surge tras varios años en los que Beatriz Sarlo recorrió la ciudad tomando fotos de aquellos lugares y personas que revelaban una mutación significativa en la vida urbana. A partir de esas imágenes, La ciudad vista muestra el Buenos Aires que se fue configurando en las últimas décadas sobre el fondo de las transformaciones que marcaron el país. Las estampas son diversas, elocuentes, y van trazando un itinerario personal y atípico del Buenos Aires actual: la feria boliviana de Liniers y las fiestas de San Cayetano, el santuario de la Virgen de Copacabana en el Barrio Charrúa, los paseantes de fin de semana en Parque Avellaneda, los bares y las vidrieras de Palermo, los vendedores de San Telmo, los cursos de idiomas y las casas de culto en Koreatown, las construcciones de Puerto Madero.

Además, continuaremos con la colección Biblioteca Básica de Historia, que ofrece un panorama sistemático de la historia argentina desde los pueblos originarios hasta el siglo XX en sus dimensiones social, política, económica y cultural. En esta colección, destacados historiadores narran el pasado de nuestro país situándolo en su contexto y en sus vínculos con américa Latina y el mundo. Y también continúa la Serie El pasado presente, donde se hace un análisis histórico de la última mitad del siglo XX. Ambas colecciones, están dirigidas por Luis Alberto Romero. En esta serie publicaremos un libro de María Matilde Ollier, De la revolución a la democracia. Cambios privados, públicos y políticos de la izquierda argentina.

(más…)

Read Full Post »

Asociación libre

APG descubre vínculos entre Capelli, Becerra y Onetti:

Desconocemos si Matías Capelli leyó Miles de años, de Juan José Becerra, antes de escribir Frío en Alaska, y lo planteamos en este orden y no a la inversa dado que la cronología de aparición de sendos libros así lo indica: año 2004, para uno; 2008, para el otro. El asunto es que ambas historias tienen un protagonista que, desde Buenos Aires, imagina, se obsesiona, con la estancia en Inglaterra de su mujer: Fernanda, en el caso de Lekman, en Frío en Alaska, y Julia, en el caso de Castellanos, en Miles de años. Esto no es ninguna novedad en Literatura; personajes, temas e historias son recurrentes sin que ello moleste pues lo que importa es el modo en que se dice y no lo que se dice; y por cierto que ambos lo hacen realmente bien.

Aquí nuestra asociación libre -muchos la han dado en llamar asociación ilícita- a la que apelamos y bajo ella nos amparamos.

[Leer el post en Lo mío es amateur]

Read Full Post »

Hernán Vanoli reseñó El futuro no es nuestro en el Crítica del sábado. Transcribimos aquí la nota, que también puede leerse en el pdf  (pág. 22) del diario:

El futuro no es nuestroProlijas construcciones

Las antologías de jóvenes narradores que circulan en nuestro país no dejan de ser un objeto cultural fascinante y cargado de paradojas. Ninguneadas por los sectores más establecidos de la derecha literaria, estas apuestas funcionan como testigo no sólo de ciertos imaginarios sociales captados de modo casi instantáneo, sino también de la obsolescencia de la idea tradicional de canon. Si el canon legítimo se muestra cada vez más impotente para exportar su sistema de valores hacia el lector, las antologías responden con un canon de las afinidades electivas. Y traen consigo una advertencia:  frente a la digitalización de la palabra escrita y a la sobreproducción de escrituras (y de antologías), la idea de “algunos quedarán, otros no” resulta cada vez más pueril.

Las antologías, además, combinan la aventura comercial con un franco deseo de recuperación de terreno para el cuento y una confianza en el poder emancipatorio de la literatura que son dignos de celebrarse. El futuro no es nuestro, la compilación de veinte relatos de autores latinoamericanos reunidos por el peruano Diego Trelles Paz y publicados por el floreciente proyecto editorial Eterna Cadencia, se encuentra en esta sintonía, con el agregado de tender puentes entre las sensibilidades narrativas de constelaciones culturales unidas por muchos de sus conflictos y separadas por la industria editorial.

(más…)

Read Full Post »