Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 8/04/09

Sueldo

En el prólogo a la Antología Poética de Mario Benedetti, Pedro Orgambide cuenta que Benedetti, antes de conseguir por completo a la literatura realizó diversos trabajos. “A los catorce años era taquígrafo; más tarde fue vendedor, funcionario público y empleado contable, al igual que Martín Santomé, el protagonista de La tregua, y los personajes de Poemas de la oficina”.

De este último libro extraemos hoy el poema “Sueldo”.

antología poética de mario benedetti

(más…)

Read Full Post »

Lo que viene: Bajo la luna

¿Qué novedades podemos esperar en los próximos meses? Esta semana responde la editorial Bajo la luna:

bajo la luna

¿Qué títulos (novedades, reediciones) tienen previstos para este año?

En los próximos meses nos dedicaremos especialmente a la edición de narrativa. Publicaremos: Adoro de Osvaldo Bossi, Qué hacer, de Pablo Katchadjian y Kilgore, Eric Schierloh También aparecerán, en la colección Buenos y breves, dos reediciones: Aire tan dulce de Elvira Orphée y Las genealogías de Margo Glantz; y nuestra primera novela gráfica Reality, basada en la novela homónima de Beatriz Vignoli con guión y dibujos de Miguel Balaguer.

¿A qué nuevo autor hay que prestarle atención?

Recomendamos prestar especial atención al poeta peruano José Watanabe cuyo libro La piedra alada acabamos de sacar a distribución.

Read Full Post »

Tercer vencimiento

La Revista Ñ publicó el sábado un relato breve de Matías Capelli, autor de Frío en Alaska:

Tercer vencimiento

Aunque estaba de perfil Salvador la reconoció enseguida, por el pelo. Creí que no iba a encontrarte a esta hora, dijo ella mientras con una mano descartaba el sobre que incluso había llegado a humedecer con la punta de la lengua, y con la otra mano le daba un fajo de billetes sujetado por una horquilla. Lo de las vacaciones. Mirá que no hacía falta. Terminó  de decirlo y se dio cuenta de que si seguía hablando esa iba a ser apenas la primera de una escalada de mentiras. Entonces la abrazó. Ante una nueva separación definitiva, apretar los cuerpos, los párpados, la mandíbula, y recostarse así sobre hombre era el único ejercicio de consuelo que sabía ejecutar. Al resguardo de los cartuchos que se vaciaban cada vez más rápido, y los puentes que explotaban sin siquiera darle tiempo para arrepentirse.

Matías Capelli

Unas horas más tarde Salvador está en la fila de la caja de la compañía eléctrica. Adelante suyo hay una pelirroja de ropa moderna gastada, la tela negra percudida entre los muslos. Separa unos billetes y guarda el resto, pero enseguida vuelve a sacar el fajo y desprende la horquilla. Hay épocas que suele encontrar por toda la casa esas hebillas tan corrientes y de formas, colores y materiales tan diversos. Sólo lograba diferenciar las que eran de ella si les quedaba prendido alguno de sus largos pelos negros. Cuando éstos le rozaron la comisura de los labios al abrazarla hoy temprano, frunció las facciones, pero enseguida se distrajo con unos pechos traqueteantes que pasaban más atrás.

(más…)

Read Full Post »