Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 mayo 2009

Esta semana la “recomendación de amigo” la da Jorge Lafforgue, que aprovecha este momento para recordar a tres afectos uruguayos: Idea Vilariño, Salvador Puig y Mario Benedetti.

antología poética de mario benedetti

Este año la poesía uruguaya anda mal: en marzo murió Salvador Puig, que acuñó un verso justamente famoso: “las palabras no entienden lo que pasa” (habían matado al Che); ahora ha muerto Mario B., uno de los escritores de la lengua de mayor popularidad, como lo hemos podido apreciar en sus funerales. Entre ambas muertes, la de Idea Vilariño, eximia traductora y aguda crítica, pero ante todo una de las voces más desoladas, profundas y conmocionantes de la poesía oriental. He vuelto a comprobarlo en estos días releyéndola en las cuidadas ediciones montevideanas de Cal y Canto, también -y más fácil de conseguir en las librerías porteñas- en una bella antología que la propia Idea realizó para Editorial Colihue.

Read Full Post »

Ranking semanal

Estos son los libros más vendidos de la semana pasada:

  1. Algo que contarte, Hanif Kureishi (Anagrama)
  2. Papeles inesperados, Julio Cortázar (Alfaguara)
  3. Ocio, Fabián Casas (Santiago Arcos)
  4. Los detectives salvajes, Roberto Bolaño (Anagrama)
  5. Un mago de Terramar, Ursula K. Le Guin (Minotauro)
  6. El sabotaje amoroso, Amelie Nothomb (Anagrama)
  7. Alquimia & Mística, Alexander Roob (Taschen)
  8. Art now. Vol. 2, autores varios (Taschen)
  9. Profundidades, Henning Mankell (Tusquets)
  10. Otros colores, Orhan Pamuk (Mondadori)

(más…)

Read Full Post »

Showroom Dummies

¿Cómo hace un dandy para conseguir buena literatura?

Kraftwerk es un grupo alemán de música vanguardista, fundado en 1970. Referencia obilgada de la música electrónica, varias veces se ha dicho que ellos son “los creadores del tecno”. Fue soporte de Radiohead en la visita a Buenos Aires que hicieron este verano.

Otro de los grupos que suenan -y mucho- en la librería.

Read Full Post »

Jorge Consiglio reseñó La lenta furia, de Fabio Morábito para ADN Cultura:

la lenta furiaEn la historia del pensamiento, hay quienes sostienen que la materia se agota en los márgenes de sus propios límites, punto de vista que tiende a la inmediatez e interpreta el universo como mero inventario. Pero también están los que, como Gastón Bachelard, piensan “que toda materia imaginada, toda materia meditada, es inmediatamente la imagen de una intimidad” y se proponen penetrar en el interior de las cosas para aprehender el misterio de esa intimidad. Podría considerarse esta tesis como eje del volumen de cuentos La lenta furia de Fabio Morábito, narrador, poeta, ensayista y traductor nacido en Alejandría en 1955 y actualmente residente en México.

El libro consta de nueve relatos breves de imaginarios muy disímiles que cifran su efectividad en dos razones: el manejo impecable de lo no dicho y la sutileza con la que se abren a la dimensión simbólica. De acuerdo con sus argumentos, los textos se dividen en tres grupos. Están los de sello fantástico, como “Las madres” en el que se narra la historia de unas madres que durante su época de celo, en el mes de junio, se encaraman desnudas en los árboles para atrapar a sus víctimas. El segundo grupo abarca los cuentos en los que se emplea la clásica repetición anafórica del cuento tradicional. Hay dos ejemplos: “La perra” y “El turista”. En el primero se aborda el tema del prejuicio a través de la historia de una mucama de la que se sospecha es ladrona, por lo cual se la somete a pruebas que verifiquen su culpabilidad; en el segundo, debido a una dolencia en el hígado, un conde que se halla en tránsito hacia Kolosvar no logra salir de una aldea llamada Werst, donde se lo somete a un periplo en el que se le muestran como extraordinarias cosas comunes y corrientes. El tercer grupo está caracterizado por una temática más realista. Allí se encuentran relatos como “El tapir”, en cuya trama un narrador adolescente expone los quehaceres de un amigo verdulero que no puede evitar la desgracia a pesar de su empeño y prolijidad.

Más allá de los distintos matices, los relatos se unifican porque en todos se encuentra la misma preocupación por acceder a la complejidad que encierran las cosas, lo que en algunos casos se evidencia a fuerza de la pura contemplación, y en otros por la facultad con la que se lleva a cabo una acción. Los personajes están movidos por un ansia de ir a fondo. Cuentan con la habilidad para escapar de lo tautológico y advierten “que al lado de un mundo esbelto y victorioso que le habla de usted a la materia, hay un enorme fondo impenetrable, una masa sin trabajar y sin redimir, que todos cubren para no ver”.

Read Full Post »

eterna cadencia en asunto impreso

Un libro no es un objeto. Un libro es un mundo. No cualquier persona está capacitada para vender mundos. Y más. No cualquiera puede traficar libros. Un libro no es un martillo ni un repollo. Sólo quienes aman los libros deberían estar autorizados a venderlos. Eterna Cadencia es uno de esos refugios de Buenos Aires a los que se puede ingresar sin saber lo que se va a buscar y, de todas formas, encontrar el pequeño mundo que nos estaba esperando.

Reynaldo Sietecase, escritor y periodista

Agradecemos a Asunto Impreso que destacó a Eterna Cadencia en El libro de los libros. Guía de librerías de la Ciudad de Buenos Aires, y a Reynaldo Sietecase que nos regaló este elogio.

Read Full Post »

Entrevista a Quintín [Segunda parte, leer la primera]
Por P. y P.Z. Fotos: Lucio Ramírez

La charla continúa, los mozos se llevan las tazas vacías y traen nuevos cafés, Quintín entra en calor: se saca el pullover. Hablamos de literatura, de cómo ve la literatura argentina actual. César Aira, Pola Oloixarac, Juan Terranova, Iosi Havilio, Félix Bruzzone. Los nombres se suceden si respiro.

quintin

Tu lectura parece tener  la aspiración de ser la de un crítico.

No sé. Digamos: un día me improvisé como crítico de cine. Dije, bueno, no tengo ningún antecedente, no estudié cine, no estudié periodismo, pero a mí me parece que yo puedo escribir crítica de cine. No sé si me fue bien o mal, si lo que escribí estaba bien o mal, pero bueno, hice una carrera que se puede decir “profesional” como crítico de cine. Justamente, cuando nos compraron la revista y nos echaron del festival, nos quedamos sin trabajo y yo hacía tiempo que tenía ganas de escribir sobre literatura. Secretamente venía comprando libros durante los últimos años en que hacíamos el festival.  Venía preparándome de algún modo para algún día escribir sobre literatura. Dije “este es el momento” y empecé a escribir sobre literatura. De alguna manera imitando lo que había hecho con el cine. Porque no conocía otro modelo. Pero estaba en las mismas condiciones. Era virgen respecto del medio profesional, del medio académico, me conocían un poco en el mundo periodístico, pero de hecho en los ambientes literarios era un outsider y un novato. Dije “por qué no, por qué no se puede intentar el mismo camino”, que era ponerse a escribir.

(más…)

Read Full Post »

Romina Bono entrevistó para el Cronista a Marcos Bertorello, autor de Porno:

pornoSu obra muestra una serie de relatos que juegan con lo oculto, con algo que está latente en el aire pero hasta el final no se devela…
Entiendo que esa estructura – un texto que remite hacia otro texto que, por comodidad llamamos de una manera errónea como “fondo”- se juega en cualquier relato. Lo diría de este modo: siempre que se cuenta una historia, sin saberlo, se cuenta otra de la que nos enteramos al final. El psicoanálisis hizo de esta condición equivoca del lenguaje una posibilidad para encontrar la felicidad; la literatura, el medio para expresarse.

¿Cómo surgió la idea de “Porno”?
Fueron varias ideas. Y muchas de estas ideas quedaron en el camino. La principal, aquella que funcionó de motor de las diferentes historias, fue una idea relacionada con el relato y la pornografía. Es decir: no hay relato sin elipsis, y por lo tanto: cómo sería contar una historia en la que alguien se propusiera contarlo todo. Este imposible, este más allá, fue un poco lo que disparó muchas de las otras reflexiones que circulan por el libro.

Sobre el espectador-lector, usted le otorga un lugar de voyeur, ¿por qué?
Es cierto. En todo momento traté de establecer una relación cómplice y hasta un poco incestuosa con el lector. Tal vez esta sea la razón de esa presencia tan marcada y tan trabajada del tono coloquial. Es un libro en el que se habla mucho, hay muchas voces dando vueltas. No estoy seguro de saber la razón exacta de esta elección. Hay un poco de todo. A mí me gusta mucho hablar, soy un conversador nato. Además, me encanta escuchar conversaciones; sobre todo, de mujeres. Y por último, creo, hay un trabajo sostenido con el punto de vista.

[La entrevista completa]

Read Full Post »

Selección y textos: P.G.

En nuestra recorrida semanal de búsqueda de nueva literatura por cien pesos, hoy buscamos entre las novelas históricas.

buena literatura por 100 pesos

(más…)

Read Full Post »

El próximo martes, 26 de mayo a las 19.00, Vicente Battista viene a la librería para hablar de su obra literaria y del género policial.

martes 26 de mayo

Vicente Battista (Buenos Aires, 1940) integró la redacción de El escarabajo de oro, y fundó y codirigió la revista Nuevos Aires. Publicó seis libros de cuentos –Los muertos (1969; Premio Fondo Nacional de las Artes, Mención Casa de las Américas), Esta noche reunión en casa (1973), Como tanta gente que anda por ahí (1975), El final de la calle (1992; Premio Municipal de Literatura),  El mundo de los otros (2006) y La huella del crimen (2007)– y cinco novelas –El libro de todos los engaños (1984), Siroco (1985), Sucesos Argentinos (1995; Premio Planeta de Novela), Gutiérrez a secas (2002), Cuaderno del ausente (2009). Es autor del libro de ensayos Literatura latinamericana en lengua española en colaboración con Jordi Estrada (1974) y de la obra teatral Dos almas en el mundo.

Read Full Post »

Entrevista a Quintín [Primera parte]
Por P. y P.Z. Fotos: Lucio Ramírez

“Soy una persona que se ha dejado llevar por la corriente”. Quintín piensa y tira una lista a modo de curriculum: quince años de matemático, docente e investigador en la UBA, diez años de árbitro de fútbol (“hice una carrera malísima, no ascendí nunca: era juez de línea en la primera C”), cinco años de empresario gráfico, ocho años de programador de computadoras, dieciocho de periodista. “Hice distintas cosas porque me sentía atraído hacia ellas y la vida me llevó”.

Habla como si pintara un cuadro. Cada respuesta es tan elaboradas como los posts que escribe diariamente para La Lectora Provisoria. ¿Se puede entrevistar a alguien que mantiene un blog? ¿Tendrá algo nuevo que decir, podremos hacer que lo diga? Creíamos que sí, creemos haberlo logrado. En la próxima hora y media, la entrevista avanzará sobre tres caminos: el cine, la literatura y los blogs. Ajústense los cinturones, el viaje comienza.

quintin01

Si tenés que llenar el pasaporte, ¿qué ponés en profesión?

Periodista.  Si uno hace las cuentas, desde el ’91 que fundamos El amante hasta ahora dan como 18 años de algo que de algún modo es parecido al periodismo. El periodismo, periodismo duro, lo ejercí tres años formalmente cuando trabajé en Tres puntos, una relación laboral con una empresa periodística, me iba todos los días a la redacción. Lo que uno hace, la crítica, vagamente se puede encuadrar dentro del periodismo. Pero hoy estoy mucho más cerca del periodismo que de cualquier otra cosa.

No diría que soy autodidacta porque no me pongo a pensar que estudié por mi cuenta. Ejercí el periodismo de prepo. Un día fundamos una revista de cine, un medio gráfico, un medio periodístico, y como tal me convertí en periodista, siendo el jefe de redacción. Uno de los jefes, digamos. Pero no tengo ninguna relación con el estudio del periodismo. No sé ni en qué consiste la carrera de periodista. Ni la menor idea.

(más…)

Read Full Post »

Ranking caprichoso

La semana pasada revisábamos entre los libros escritos por mujeres más vendidos. Hoy quisimos ver cuál es la preferencia entre la narrativa escrita por hombres. Se destaca un dominio arrasador de Roberto Bolaño, que cual Schumacher en su mejor época, le saca varias vueltas al resto:

los detectives salvajes

  1. Los detectives salvajes, Roberto Bolaño
  2. Llamadas telefónicas, Roberto Bolaño
  3. Seda, Alessandro Baricco
  4. El lector, Bernhard Schlink
  5. After dark, Haruki Murakami
  6. 2666, Roberto Bolaño
  7. Dejen todo en mis manos, Mario Levrero
  8. Los culpables, Juan Villoro
  9. Los hombres que no amaban a las mujeres, Stieg Larsson
  10. Estrella distante, Roberto Bolaño

Read Full Post »

Silvina Friera entrevistó a Fabio Morbito, autor de La lenta furia, para Página/12:

la lenta furia¡Qué fortuna para los lectores que Fabio Morábito se haya subido al tren del español un minuto antes de que partiera y lo dejara para siempre en el andén! El vértigo que provoca esa imagen de alguien que llega justo a un viaje, que en el escritor se traduce en un perpetuo sentimiento de desarraigo, pero también en una amplitud de visión, con el tiempo a favor y la ley de las compensaciones mediante, podría explicar en parte esa aceleración de los sentidos que producen los nueve cuentos de La lenta furia (Eterna Cadencia) y su primera novela Emilio, los chistes y la muerte (Anagrama), en verdad un cuento largo que se ramificó en 166 páginas y desembocó en una nouvelle erótica. El lector que se encuentra con estos dos libros, que por esas casualidades del destino editorial se acaban de publicar simultáneamente, se sube al tren de Morábito. Y no quiere ni puede bajarse. Aunque no se mueva de la silla o de la cama, el desplazamiento obliga a recuperar la mirada asombrada del niño para poder captar ese cúmulo de situaciones extrañas y anómalas que el escritor despliega, como quien estira un mantel sobre una mesa familiar intuyendo que lo arrugarán los comensales. Silvina Ocampo (con el epígrafe “ninguna cosa es más importante que otra”) en los cuentos y Eugenio Montale (“mis muertos a los que rezo para que recen por mí, para mis vivos…”) en la novela ofician de acompañantes de este viaje, que se prolongará en breve, durante el segundo semestre del año, cuando se publiquen los relatos de Grieta de fatiga (Eterna Cadencia).

Narrador, poeta y traductor, aunque nació en Alejandría (Egipto) en 1955, Morábito vivió parte de su infancia y adolescencia en Milán (Italia), y a los quince años se instaló con su familia en México. “Al principio me influyó mucho Cortázar, sobre todo por esa elocuencia suya acomedida y estrafalaria, algo autista, que le permite tantos recovecos estupendos”, cuenta el escritor en la entrevista con Página/12. “Borges siempre me fue ajeno. Calvino es un maestro de la cordialidad. Rulfo, del tono sostenido. Escribió toda su obra con sólo dos o tres notas del piano.” En poesía, antes que nadie, lo influyeron los italianos, especialmente Saba y Montale, de quien publicó la poesía completa en 2006.

(más…)

Read Full Post »

Por P.Z.

Es interesante escuchar al escritor leyendo su obra. Cuando uno vuelve a los libros, vuelve con esa entonación, con esa fuerza, con esa parsimonia. Como si la lectura resignificara lo escrito.

Ese chispazo cómplice entre autor y lector sucedió ayer, cuando Ana María Shua, Ariel Magnus y Diego Arbit leyeron sus textos. Un acercamiento que se produjo en un ambiente íntimo y con un público no tan numeroso. Tres escritores, una suma de estilos y temas diferentes, que ampliaron la literatura.

Diego Arbit

diego arbit

El encargado de abrir la noche fue Diego Arbit, quien lleva varios años escribiendo y cuenta con más de una decena de títulos que eligió promover desde la libertad del circuito alternativo: “No busqué seriamente estar en editoriales. Escribo libros y me autoedito. Nada más. Lo hago hace muchos años, tengo un público y escribo lo que se me canta”.

(más…)

Read Full Post »

Baldosa

Karina Barg, además de poetisa, es artista plástica y fotógrafa. Una relación con lo visual que se evidencia en los poemas de Llanerita Solitaria. De este libro (Bajo la luna, 2008) Barg eligió para leernos “Baldosa”, un poema que señala que, en un última instancia, es el lenguaje el lazo que nos une a la tierra. Podemos vivir en otro lugar, en otro país, pero el lenguaje seguirá ligándonos con nuestro origen.

llanerita solitaria

(más…)

Read Full Post »

Matías CapelliAhora que parece que se decidió a entrar el otoño, qué mejor que entrar en calor con un buen libro. La revista Rolling Stone publicó el primer capítulo de Frío en Alaska, de Matías Capelli.

Read Full Post »

Esta semana, la “recomendación de amigo” es de Elsa Drucaroff.

ED es escritora, crítica literaria, periodista y docente. Publicó las  novelas: La patria de las mujeres (1999), Conspiración contra Güemes (2002) y El infierno prometido (2006) y los ensayos Mijaíl Bajtín, la guerra de las culturas (1995) y Roberto Arlt, profeta del miedo (1998). Actualmente trabaja en un ensayo sobre la narrativa argentina actual, posterior a la dictadura.

El muchacho peronista
Marcelo Figueras

marcelo figuerasNunca es tarde para descubrir una novela. Diecisiete años después de publicada, leo El muchacho peronista, vorágine exquisita de relato, historia picaresca, mágica, inteligente y atrapante, universo cerrado y seductor. Es la novela de iniciación que, aunque transcurra en 1938, sólo puede escribir un escritor joven y lúcido de los años ’90: novela de iniciación al menemismo, a las traiciones, mentiras, ficciones, estafas, manipulación. Iniciación cínica en un sentido, fascinante en otro, donde diversos juegos hijo – padre construyen casi una alegoría de lo que a las generaciones de postdictadura les ocurre con los padres que les tocaron en suerte. Es la novela de un hijo que no se deja devorar por Saturno, que enfrenta a su padre atroz, lo traiciona, lo vence y lo llora. Varias manchas temáticas que atraviesan hoy la nueva narrativa argentina aparecen en esta obra precursora: el filicidio, el silencio de los adultos sobre un pasado reciente, vergonzoso y traumático. Una novela “histórica” que es pura “memoria falsa” (para citar el título de la notable novela de Ignacio Apolo que salió en esos mismos años): invención y trabajo libre sobre mitos de la historia argentina, un pasado narrativo y picaresco, con la libertad creativa de una generación a la cual se le ha impedido pensar histórica y libremente el pasado argentino. El muchacho peronista es ficción pura, deliciosa y atrapante, pero también dramática, densa, sustanciosa y humana, sin esa “libertad” inane, intrascendente, que veo en cierta narrativa a la moda, fría y “moderna” que reivindica la ficción autónoma para alejarse todo lo posible de los conflictos vitales.

Read Full Post »

Mañana: Lectorama

Ana María Shua, Ariel Magnus y Diego Arbit: tres estilos que se entrecruzan en un recital de lecturas.

lectorama

[Más información]

Read Full Post »

Rest en su laberinto. Diálogo sobre Jaime Rest
Invitados:
Jorge Lafforgue, Jorge Monteleone, Maximiliano Crespi
Ciclo: Los martes de Eterna Cadencia
Fecha: 12 de mayo de 2009
Desgrabación: P.Z.

[Tercera parte; leer la segunda]

monteleone, crespi, lafforgue

[Intervención del púbico. Beatriz Sarlo]: Un detalle que tiene que ver con el diálogo que mantuvieron sobre la colocación ideológica de Rest en un grupo. Yo creo la dificultad de colocar a Rest es porque Rest  fue, en su momento, una clase de uno. Es decir: fue el liberal no reaccionario que no existía en la Argentina. Lo que no podía pensarse. Entonces, vos lo pensás y lo tenés que tirar a Sur porque no podía pensarse eso. Eso como categoría no existía. El liberalismo podía pensarse como liberalismo reaccionario: Borges. Ese liberalismo podía decirte que los militares son caballeros, apoyar golpes de estado, el partido conservador, etc. Lo que no podía pensarse era un liberalismo a lo Bobbio. Eso recién, creo, uno puede pensarlo en relación a Rest después del ’76. Donde yo me doy cuenta que cierta actitud completamente prescindente que Rest tiene respecto de las cosas que uno dice –uno podía decir delante de Rest las barrabasadas e ignorantes más atómicas y Rest quedaba imperturbable–, tenía que ver con ese liberalismo a ultranza. Un liberalismo, yo diría, anárquico en un punto. Un ultraliberalismo. Es decir: el liberalismo que efectivamente tiene que ser nominalista porque piensa que no hay fundamento de verdad, que las verdades tienen que ser establecidas en una discusión, pero no hay fundamento de verdad. En ese punto, yo diría, que uno donde lo lee después es en Bobbio. Pero claro uno tampoco leía a Bobbio en ese momento. Entonces, en la cultura argentina no había dónde pensar a Rest, porque no había ese liberal.

(más…)

Read Full Post »

Ranking semanal

Desde esta semana incluimos en el ranking semanal un nuevo apartado con los libros más vendidos entre las mismas fechas, pero el año pasado. Arrancamos con la curiosidad de dos nombres repetidos: Hemingway y Schlink. (¿Casualidad?)

Estos son los libros más vendidos de la semana pasada:

el hombre que confundió a su mujer con un sombrero

  1. El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, Oliver Sacks (Anagrama)
  2. Zama, Antonio Di Benedetto (Adriana Hidalgo)
  3. Las teorías salvajes, Pola Oloixarac (Entropía)
  4. Papeles inesperados, Julio Cortázar (Alfaguara)
  5. Grabados japoneses, Gabriele Fahr-Becker (Taschen)
  6. Aprendizaje o el libro de los placeres, Clarice Lispector (Siruela)
  7. Por quién doblan las campanas, Ernest Hemingway (DeBols!llo)
  8. Una mujer difícil, John Irving (Tusquets)
  9. El lector, Bernhard Schlink (Anagrama)
  10. Trilogía involuntaria, Mario Levrero (DeBols!llo)

(más…)

Read Full Post »

Jazz Mediterranée

Henri Salvador, cantante y guitarrista francés, supo tener una época dorada en los ’60, cuando intepretaba canciones de humor como Juanita Banana. Eclipsada su figura en los setenta, debió esperar hasta el 2000 para volver a tener relevancia en el mundo del jazz, lo que consiguió con Chambre avec vue (Room with a view). Un disco en el que Salvador se revitaliza como bon-vivant al tiempo que se muestra como un inquieto descubridor de nuevas voces -como Lisa Ekdahl, con quien comparte un dúo-.

Chambre avec vue es uno de los discos que escuchamos en Eterna Cadencia. Aquí el primer tema, que en la versión francesa Salvador canta como Jazz Mediterranée y en la norteamericana como Jazz Silver Moonlight:

Read Full Post »

Older Posts »