Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 mayo 2009

Esta semana la “recomendación de amigo” la da Jorge Lafforgue, que aprovecha este momento para recordar a tres afectos uruguayos: Idea Vilariño, Salvador Puig y Mario Benedetti.

antología poética de mario benedetti

Este año la poesía uruguaya anda mal: en marzo murió Salvador Puig, que acuñó un verso justamente famoso: “las palabras no entienden lo que pasa” (habían matado al Che); ahora ha muerto Mario B., uno de los escritores de la lengua de mayor popularidad, como lo hemos podido apreciar en sus funerales. Entre ambas muertes, la de Idea Vilariño, eximia traductora y aguda crítica, pero ante todo una de las voces más desoladas, profundas y conmocionantes de la poesía oriental. He vuelto a comprobarlo en estos días releyéndola en las cuidadas ediciones montevideanas de Cal y Canto, también -y más fácil de conseguir en las librerías porteñas- en una bella antología que la propia Idea realizó para Editorial Colihue.

Anuncios

Read Full Post »

Ranking semanal

Estos son los libros más vendidos de la semana pasada:

  1. Algo que contarte, Hanif Kureishi (Anagrama)
  2. Papeles inesperados, Julio Cortázar (Alfaguara)
  3. Ocio, Fabián Casas (Santiago Arcos)
  4. Los detectives salvajes, Roberto Bolaño (Anagrama)
  5. Un mago de Terramar, Ursula K. Le Guin (Minotauro)
  6. El sabotaje amoroso, Amelie Nothomb (Anagrama)
  7. Alquimia & Mística, Alexander Roob (Taschen)
  8. Art now. Vol. 2, autores varios (Taschen)
  9. Profundidades, Henning Mankell (Tusquets)
  10. Otros colores, Orhan Pamuk (Mondadori)

(más…)

Read Full Post »

Showroom Dummies

¿Cómo hace un dandy para conseguir buena literatura?

Kraftwerk es un grupo alemán de música vanguardista, fundado en 1970. Referencia obilgada de la música electrónica, varias veces se ha dicho que ellos son “los creadores del tecno”. Fue soporte de Radiohead en la visita a Buenos Aires que hicieron este verano.

Otro de los grupos que suenan -y mucho- en la librería.

Read Full Post »

Jorge Consiglio reseñó La lenta furia, de Fabio Morábito para ADN Cultura:

la lenta furiaEn la historia del pensamiento, hay quienes sostienen que la materia se agota en los márgenes de sus propios límites, punto de vista que tiende a la inmediatez e interpreta el universo como mero inventario. Pero también están los que, como Gastón Bachelard, piensan “que toda materia imaginada, toda materia meditada, es inmediatamente la imagen de una intimidad” y se proponen penetrar en el interior de las cosas para aprehender el misterio de esa intimidad. Podría considerarse esta tesis como eje del volumen de cuentos La lenta furia de Fabio Morábito, narrador, poeta, ensayista y traductor nacido en Alejandría en 1955 y actualmente residente en México.

El libro consta de nueve relatos breves de imaginarios muy disímiles que cifran su efectividad en dos razones: el manejo impecable de lo no dicho y la sutileza con la que se abren a la dimensión simbólica. De acuerdo con sus argumentos, los textos se dividen en tres grupos. Están los de sello fantástico, como “Las madres” en el que se narra la historia de unas madres que durante su época de celo, en el mes de junio, se encaraman desnudas en los árboles para atrapar a sus víctimas. El segundo grupo abarca los cuentos en los que se emplea la clásica repetición anafórica del cuento tradicional. Hay dos ejemplos: “La perra” y “El turista”. En el primero se aborda el tema del prejuicio a través de la historia de una mucama de la que se sospecha es ladrona, por lo cual se la somete a pruebas que verifiquen su culpabilidad; en el segundo, debido a una dolencia en el hígado, un conde que se halla en tránsito hacia Kolosvar no logra salir de una aldea llamada Werst, donde se lo somete a un periplo en el que se le muestran como extraordinarias cosas comunes y corrientes. El tercer grupo está caracterizado por una temática más realista. Allí se encuentran relatos como “El tapir”, en cuya trama un narrador adolescente expone los quehaceres de un amigo verdulero que no puede evitar la desgracia a pesar de su empeño y prolijidad.

Más allá de los distintos matices, los relatos se unifican porque en todos se encuentra la misma preocupación por acceder a la complejidad que encierran las cosas, lo que en algunos casos se evidencia a fuerza de la pura contemplación, y en otros por la facultad con la que se lleva a cabo una acción. Los personajes están movidos por un ansia de ir a fondo. Cuentan con la habilidad para escapar de lo tautológico y advierten “que al lado de un mundo esbelto y victorioso que le habla de usted a la materia, hay un enorme fondo impenetrable, una masa sin trabajar y sin redimir, que todos cubren para no ver”.

Read Full Post »

eterna cadencia en asunto impreso

Un libro no es un objeto. Un libro es un mundo. No cualquier persona está capacitada para vender mundos. Y más. No cualquiera puede traficar libros. Un libro no es un martillo ni un repollo. Sólo quienes aman los libros deberían estar autorizados a venderlos. Eterna Cadencia es uno de esos refugios de Buenos Aires a los que se puede ingresar sin saber lo que se va a buscar y, de todas formas, encontrar el pequeño mundo que nos estaba esperando.

Reynaldo Sietecase, escritor y periodista

Agradecemos a Asunto Impreso que destacó a Eterna Cadencia en El libro de los libros. Guía de librerías de la Ciudad de Buenos Aires, y a Reynaldo Sietecase que nos regaló este elogio.

Read Full Post »

Entrevista a Quintín [Segunda parte, leer la primera]
Por P. y P.Z. Fotos: Lucio Ramírez

La charla continúa, los mozos se llevan las tazas vacías y traen nuevos cafés, Quintín entra en calor: se saca el pullover. Hablamos de literatura, de cómo ve la literatura argentina actual. César Aira, Pola Oloixarac, Juan Terranova, Iosi Havilio, Félix Bruzzone. Los nombres se suceden si respiro.

quintin

Tu lectura parece tener  la aspiración de ser la de un crítico.

No sé. Digamos: un día me improvisé como crítico de cine. Dije, bueno, no tengo ningún antecedente, no estudié cine, no estudié periodismo, pero a mí me parece que yo puedo escribir crítica de cine. No sé si me fue bien o mal, si lo que escribí estaba bien o mal, pero bueno, hice una carrera que se puede decir “profesional” como crítico de cine. Justamente, cuando nos compraron la revista y nos echaron del festival, nos quedamos sin trabajo y yo hacía tiempo que tenía ganas de escribir sobre literatura. Secretamente venía comprando libros durante los últimos años en que hacíamos el festival.  Venía preparándome de algún modo para algún día escribir sobre literatura. Dije “este es el momento” y empecé a escribir sobre literatura. De alguna manera imitando lo que había hecho con el cine. Porque no conocía otro modelo. Pero estaba en las mismas condiciones. Era virgen respecto del medio profesional, del medio académico, me conocían un poco en el mundo periodístico, pero de hecho en los ambientes literarios era un outsider y un novato. Dije “por qué no, por qué no se puede intentar el mismo camino”, que era ponerse a escribir.

(más…)

Read Full Post »

Romina Bono entrevistó para el Cronista a Marcos Bertorello, autor de Porno:

pornoSu obra muestra una serie de relatos que juegan con lo oculto, con algo que está latente en el aire pero hasta el final no se devela…
Entiendo que esa estructura – un texto que remite hacia otro texto que, por comodidad llamamos de una manera errónea como “fondo”- se juega en cualquier relato. Lo diría de este modo: siempre que se cuenta una historia, sin saberlo, se cuenta otra de la que nos enteramos al final. El psicoanálisis hizo de esta condición equivoca del lenguaje una posibilidad para encontrar la felicidad; la literatura, el medio para expresarse.

¿Cómo surgió la idea de “Porno”?
Fueron varias ideas. Y muchas de estas ideas quedaron en el camino. La principal, aquella que funcionó de motor de las diferentes historias, fue una idea relacionada con el relato y la pornografía. Es decir: no hay relato sin elipsis, y por lo tanto: cómo sería contar una historia en la que alguien se propusiera contarlo todo. Este imposible, este más allá, fue un poco lo que disparó muchas de las otras reflexiones que circulan por el libro.

Sobre el espectador-lector, usted le otorga un lugar de voyeur, ¿por qué?
Es cierto. En todo momento traté de establecer una relación cómplice y hasta un poco incestuosa con el lector. Tal vez esta sea la razón de esa presencia tan marcada y tan trabajada del tono coloquial. Es un libro en el que se habla mucho, hay muchas voces dando vueltas. No estoy seguro de saber la razón exacta de esta elección. Hay un poco de todo. A mí me gusta mucho hablar, soy un conversador nato. Además, me encanta escuchar conversaciones; sobre todo, de mujeres. Y por último, creo, hay un trabajo sostenido con el punto de vista.

[La entrevista completa]

Read Full Post »

Older Posts »