Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 9/01/15

Martín Wilson habla de Qué paja ir al Centro (Notanpuän): “Lo cool está siempre en el Centro, en Palermo”, dice.

Por Patricio Zunini.

wilsonmartin

El cuarto título publicado por Notanpuän, después de Los murciélagos, de Leonardo Pitlevnik, Pichonas de Claudia Aboaf, y Macumba, de Luis Mey, es Qué paja ir al Centro, de Martín Wilson. Esta novela se mueve en dos registros y dos tiempos distintos que se unen en el final, pero que también podrían vivir como dos historias independientes. Por un lado está el diario de un inglés que vivía en la Argentina y que cuando se desató la Segunda Guerra Mundial viajó como voluntario para pelear del lado los aliados. El texto, que calza como perfecto revés de Hubo una vez un guerra de John Steinbeck, es también la contracara de la segunda historia, que tiene como escenario la zona norte de Buenos Aires (San Isidro, Olivos, Béccar), y es la del nieto de aquel soldado, Willy, que pelea por mantener su puesto un canal de televisión y, que enfrentando una enfermedad terminal, empieza a plantear movimientos determinantes en su vida que afectan a sus más próximos. Hay mucho de autobiográfico en la novela: aquel soldado está creado a partir de las memorias de Cedric Walter Henman, el abuelo de Wilson. Y es el propio Wilson quien desde hace años trabaja en un laboratorio de ideas de Telefé.

En esta entrevista, Martín Wilson habla de Qué paja ir al centro, pero también de los lazos que lo unen y lo tensan con la vida San Isidro y con sus orígenes ingleses.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

Las mesas de la librería se recuperan después de las fiestas y vuelven a entrar libros que se nos habían agotado.

foto ranking

Compartimos las reposiciones de libros bue-ní-si-mos que volaron antes, o durante las fiestas, y que nuevamente esperan por vos –oh, lector voraz– en las mesas de Eterna Cadencia.

  1. El viento que arrasa, Selva almada (Mardulce).
  2. La boca seca, Marcelo Carnero (Mardulce).
  3. La débil mental, Ariana Harwicz (Mardulce).
  4. Mi libro enterrado, Mauro Libertella (Mansalva).

(más…)

Read Full Post »

Cuando la abuela no tiene la imagen maternal de los cuentos infantiles.

Un cuento de Natalia Rozenblum.

rozenblumnatalia(c)santiagoetala

Mi abuela era fisicoculturista.

Tenía el cuerpo duro y lleno de líneas.

Cada vez que me levantaba a upa, yo le apretaba los brazos. Un día le dije que quería jugar a algo, que ella tenía que quedarse quieta. Toqué sus piernas, su panza, sus brazos, su espalda. Todo.

(más…)

Read Full Post »