Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/01/15

Entrevista a Lydia Davis, autora de Ni puedo ni quiero —que acaba de ser publicado por Eterna Cadencia editora, con traducción de Inés Garland– quien responde desde Nueva York.

Por Valeria Tentoni. Fotos de Theo Cote.

Lydia Davis por Theo Cote

“¿Podría ser que subliminalmente estemos escuchando palabras y frases todo el tiempo?”, se pregunta Lydia Davis en Ni puedo ni quiero. “Estas palabras y frases deben estar merodeando la superficie de nuestro subconsciente, inmediatamente disponibles. Casi siempre, tiene que haber algo hueco involucrado, una cámara de resonancia”. Hay una rara música diminuta para la que tiene oídos esta escritora que fuera reconocida en 2013 con el Man Booker International Price. Como el ruido de la heladera, que solo percibimos una vez que se apaga: los universos condensados que Davis relata también son algo que está zumbando sin que nadie lo note. Sus textos breves, magros y contundentes, son una especie de silencio que nos fuerza a escuchar, al fin. “Si oyes una de estas palabras y prestas atención, es más probable que escuches otra. Si dejas de prestar atención, dejarás de oírlas”, sigue en el libro.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

Adiós mariquita linda

El escritor y artista chileno Pedro Lemebel murió hoy a los 62 años.

Por Patricio Zunini. Foto: Vito Rivelli.

El caso es que yo no quiero morir.
Pedro Lemebel, Carta a Liz Taylor

Una mesa alta y un vaso de plástico opaco. Eso fue lo que el escritor chileno Pedro Lemebel pidió para su presentación en Filba Internacional 2013. A cada rato se detenía y agarraba el vasito: simulaba tomar agua, pero en realidad escupía. Lemebel tenía un tumor en la laringe que le había ido robando la voz, tenía que hacer presión con dos dedos para conseguir que saliera apenas un murmullo débil. En los ensayos de la tarde, sólo decía dos o tres palabras sueltas, que su asistente, Constanza, entendía como un mensaje completo y articulado. Todavía es un misterio cómo dio aquel show en el Malba. Cómo hizo para recitar y cantar durante una hora. Le dolía hablar, lo agotaba. Aquella noche las 240 personas que entraron al auditorio —afuera se quedaron muchísimas más— fueron recibidas con un mensaje grabado en el que Lemebel se disculpaba por su voz, “alterada por una operación de laringectomía, les pido su amable comprensión”. Fue único gesto de debilidad que se permitió en toda la noche.

(más…)

Read Full Post »

¡Llegó el barco de España!

Por Ecman.

naufragio

Llegó el barco con las novedades y los tesoros editoriales de los siete mares que hicieron puerto en Eterna Cadencia. En esta oportunidad te presentamos una mega-entrega de distribuciones españolas: Alpha Decay, Atalanta, Capitan Swin, Gallo Nero, Impedimenta, Nórdica, Páginas de espuma y Periférica. Novelas, ensayos, comics, de poesía y entrevistas. Géneros fronterizos, libros raros, inconseguibles, impensables, incatalogables y por mucho tiempo esperados: desde Matsuo Basho hasta Robert Cumb. Un tesoro que atravesó viento y marea para llegar hasta vos. ¿Te lo vas a perder?

La lista de títulos:

(más…)

Read Full Post »

El potro oscuro

Uno de los cuatro cuentos que el poeta y dramaturgo español Miguel Hernández le escribió a su hijo en la prisión de Alcalá, sobre papel higiénico.

A los 15 años, obligado por su padre, Miguel Hernández dejó los estudios para dedicarse al pastoreo de cabras; mientras cuidaba al rebaño se las ingeniaba para leer y escribir poemas. Cinco años más tarde recibió el premio por Canto a Valencia. Desde entonces se unió a diferentes vanguardias y fue amigo de grandes poetas como Vicente Aleixandre, César Vallejo, Pablo Neruda. Se afilió al partido comunista y en la Guerra Civil luchó en el bando de los republicanos. En ese tiempo se casó con Josefina Manresa, con quien tuvo dos hijos: Manuel Ramón, que murió antes de cumplir un año, y Manuel Miguel. En 1939, con la guerra concluida y ya proscripto por el franquismo, intentó cruzar a Portugal pero lo atraparon y lo enviaron a prisión.

Fue condenado a muerte en 1941, aunque gracias a la intercesión obispo de León conmutaron la pena por 30 años de cárcel. No sirvió de nada: meses más tarde, con 31 años de edad, murió de tuberculosis. Estando preso, Hernández le escribió cuatro cuentos a Manuel Miguel usando el papel higiénico de la celda con el que formó un pequeño cuaderno de 12 x 19. Las ilustraciones estuvieron a cargo de un compañero de celda, Eusebio Oca, maestro, periodista y dibujante. Los originales se encuentran, desde su adquisición el año pasado, en la Biblioteca Nacional de España. Uno de esos cuentos es el que aquí presentamos.

(más…)

Read Full Post »