Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20/03/15

En la línea de Bellas artes, Luis Sagasti acaba de publicar Maelstrom (Eterna Cadencia Editora). Conversamos con él en Bahía Blanca acerca de su nueva novela.

Entrevista y fotos Valeria Tentoni.

Luis Sagasti

En el cuento de Poe, Descenso al maeström, un viejo lleva a un joven a la cima de la montaña Helseggen, cerca de la costa de Noruega, para que vea el mar mientras le cuenta la historia del episodio de vértigo mortal que vivió. “Un fenómeno colosal de la naturaleza constituido por irregularidades en las corrientes, múltiples flujos capaces de generar poderosos remolinos que avanzan en un movimiento constante y veloz. Oscilaciones permanentes entre creación y destrucción”: así describe al maesltrom Zoé T. Vizcaíno, la artista mexicana citada en la nueva novela de Luis Sagasti. (más…)

Read Full Post »

Qué leer este fin de semana largo.

libros

Adriana Hidalgo trae toda la poesía de Arturo Carrera reunida en tres tomos de casi 2000 páginas. Vigilámbulo es la Gloria hecha papel y tinta. Además, el nuevo bestseller: Milena Busquets y su Esto también pasará (Anagrama). El ruido que viene haciendo merece por lo menos hojear el libro. ¿Será un one hit wonder o estamos ante una escritora que viene a formar una gran obra? Más libros, más libros: Comfort food, las 100 recetas del chef que le hizo juicio a McDonald’s (y se lo ganó); Foucault hablando sobre la literatura (La gran extranjera es la literatura); y los nuevos cuentos de Haruki Murakami reunidos en Hombres sin mujeres (Tusquets).

(más…)

Read Full Post »

El compañero

¿Qué misterio esconde el Chileno? Un cuento de Juan José Morosoli incluido en El campo (Mardulce).

Por Juan José Morosoli.

Compañero más especial que aquel chileno no tuvo nunca el indio Barrios.

Era comedido, servicial, y hecho a entenderse con toda clase de hombres. Lo conoció en un camino, en un atardecer de junio, uno de esos atardeceres blancos y transparentes con una luna de vidrio y árboles colgados del cielo.

Barrios iba con una cinchada de leña. Como estaba cansado se había detenido un momento para reponerse. La ranchada estaba lejos aún. El chileno, luego de unas palabras dichas sin apremio ni preocupación, arrolló el maneador a la cintura, tomó la punta, inclinó la espalda y arrancó.

Barrios, tras dos o tres “deje compañero, ya basta”, sin respuesta del chileno, se resolvió a seguirlo. Iba al lado.

(más…)

Read Full Post »