Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21/05/15

De paso por Buenos Aires, el escritor guatemalteco Eduardo Halfon habla de su novela Monasterio (Libros del asteroide).

Por Patricio Zunini.

eduardohalfon

Dice Eduardo Halfon que su abuelo nunca habló del campo de concentración. Que decía que el número tatuado en su brazo era un número de telefóno. Dice que recién en 1998 o 1999, ya con los últimos resquicios de la memoria, comenzó un discurso caótico y sin cronología, que duró cinco horas. Dice que aquella tarde ambos se emborracharon y que adentro de ese discurso, el abuelo le contó una anécdota pequeña, la de un boxeador polaco, que fue en realidad quien le enseñó a sobrevivir. Dice que en la historia de ese boxeador estaba condensada toda la literatura del abuelo, que estuvo diez años para contar esa historia. Que no encontraba la manera, que tenía miedo. Y que desde entonces, dice, los cuentos de El boxeador polaco fueron pariendo —pariendo, así dice— sus siguientes libros.

(más…)

Read Full Post »

La barbarie del cuento borgiano en una reescritura moderna.

Por Jorge Consiglio.

elsur

Ciego a las culpas, el destino puede ser despiadado con las mínimas distracciones.
J.L.B.

La carpintería es un arte nobilísimo; pero su abuelo nunca la consideró una elección. Estaba seguro: se dedicó a la madera porque la vida resolvió por él. Llegó a Buenos Aires en marzo de 1912 y tuvo la fortuna de que un ebanista lo empleara. A partir de ese momento y hasta el día de su muerte, su profesión funcionó como un circuito cerrado. Fue la defensa frente a las catástrofes: indigencia, desolación, tedio. A él, que se llama Francisco Montenegro, le pasó lo mismo con el comercio. Alguien insistió y puso un kiosco sobre la calle Suipacha. No le fue bien, pero perseveró: abrió un lugar de comida rápida en el microcentro. Su último emprendimiento, el que todavía conserva, es una pizzería que está en la esquina de Independencia y Matheu. Montenegro vive con su familia en un departamento y no tiene problemas. Entiende que la prosperidad, igual que la gordura, llega sin que uno lo note.

(más…)

Read Full Post »

A cargo de la cátedra “Filosofía y Sociología” de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Frankfurt, T. W. Adorno dictó en 1960 una serie de seminarios que fueron recogidos por primera vez en español en el volumen Filosofía y Sociología (Eterna Cadencia Editora). Presentamos aquí la primera parte de la primera lección, que pone en conflicto ambas disciplinas. Adorno dice que la sociología debe remitirse a la filosofía si no quiere quedar fuera del ámbito de una ciencia.

Texto: Theodor W. Adorno. Traducción: Mariana Dimópulos.

filosofía y sociologíaSeñoras y señores:

En su anuncio, estas lecciones llevan el título de “Filosofía y sociología”, y es posible que este título pueda dar ocasión, para aquellos entre ustedes que empiezan a estudiar, a ciertos malentendidos. Considero mi obligación aclarar en primer lugar estos malentendidos –estos malentendidos posibles–. Puesto que quien les habla aquí tiene un cargo de profesor que está definido como de Filosofía y Sociología, algunos de ustedes podrían esperar que realmente yo intente ahora –tal como uno de esos héroes un poco torpes y desmañados de los cuentos maravillosos– instruirlos de un solo golpe en filosofía y sociología, de modo que ustedes pudieran conocer al vuelo, por así decir, en un curso semestral de dos horas estas dos disciplinas.

(más…)

Read Full Post »