Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 15/06/15

Ranking semanal

Sumisión y Born, los dos libros más llevados de la semana.

libros

Por tercera semana consecutiva, Sumisión, la novela de Michel Houellebecq que viene rompiendo rankings, vuelve a ser el libro más llevado, pero en esta oportunidad comparte el primer lugar con la investigación de María O’Donnell sobre el secuestro de los hermanos Born —donde la ironía de la realidad permite el juego entre el significado en inglés del apellido y los 9 meses de secuestro/gestación. Tercero queda el Nobel Coetzee, que en unos meses vuelve a BA (ya es tiempo de ir sacando el monotributo, John), con En medio de ninguna parte. Roque Larraquy está cuarto con La comemadre; casualmente de haber tenido en cuenta los libros de la editorial, Larraquy habría vuelvo a aparecer con Informe sobre ectoplasma animal en el décimo lugar. Pero, claro, de haberlos tenido en cuenta, Piglia habría estado ocupando el tope.

Estos son los diez libros más vendidos de la semana:

(más…)

Read Full Post »

Dice la prensa

Las repercusiones en Argentina, América latina y España de los libros de Eterna Cadencia Editora.

Nota destacada:

  • “Música de cámara”, Pedro Rey sobre La forma inicial, de Ricardo Piglia, para La Nación:

    Lo que predomina en La forma inicial es una variación de la felicidad, la impresión de que la literatura es, además de una vía de conocimiento, una excusa para la cofradía. En “Las versiones de un relato” (otra conversación múltiple, que vio la luz originalmente en la revista Recto/Verso), Piglia recuerda el trabajo con el compositor Gerardo Gandini, cuando adaptaron la trama de La ciudad ausente para la ópera. “Aparte de esa experiencia, nunca he trabajado a cuatro manos con nadie -revela Piglia-, pese a que con Juan José Saer teníamos la idea de hacer una novela juntos, una novela policial, como un intercambio de cartas entre dos detectives retirados (uno en París y el otro en Nueva York) que resolvían casos por vía epistolar, siguiendo el modelo de las viejas partidas de ajedrez que se jugaban por correspondencia.” Nada puede suplir el proyecto no cumplido de esa anécdota, pero La forma inicial compensa la intención por otros medios. Es un libro compartido, hecho por el autor que firma y la colaboración de sus cómplices elegidos.

  • “Secreto y narración”, anticipo de La forma inicial, de Ricardo Piglia, en La Nación.

(más…)

Read Full Post »

Mañana Dublín festeja “Bloomsday”, ya que el 16 de junio es el día en que sucede el Ulises de Joyce.

Por Andrés Hax.

1.

Ulises, de James Joyce, es un clásico. Como La guerra y la pazCumbres borrascosas o Hamlet, por ejemplo. Casi no se publica, por ser considerado obsceno tanto por imprentas como por autoridades a cargo de la censura en varios países anglosajonas; hoy nadie disputa su lugar en el canon. Pero hay un gran problema en convertirse en un clásico: en esa conversión, una obra que en su momento pudo significar una ruptura con sus antecedentes literarios, pierde su peligro, su extrañez y su frescura.

(más…)

Read Full Post »

El encuentro entre el autor y el crítico o entre el crítico y el autor no es más que un desencuentro.

Por Martín Kohan.


Roland Barthes

La versión más reciente de la historia consta en el número de la revista Ñ dedicado a Roland Barthes. Es el propio Luis Gusmán quien la refiere y la vuelve más que elocuente. Los hechos ocurrieron en París, hacia 1979. Gusmán llegó de visita a la ciudad y una amiga con contactos en el ambiente intelectual le ofreció conseguir un encuentro con alguien que él eligiera. Gusmán eligió a Roland Barthes. Se pactó el encuentro, que Gusmán pasó a esperar con comprensible ansiedad; pero, casi a último momento, Barthes lo canceló (¿Gesto histérico de una estrella literaria? Nada de eso, más bien lo contrario: gesto doliente del hijo que acababa de perder a su madre y no podía más con la angustia). Unos pocos días después, Gusmán creyó ver a Barthes caminando por la calle. El azar parecía dispensarle eso que, con la pura voluntad, no había podido obtener: un encuentro con Roland Barthes. Entonces, ante el riesgo de perderlo entre la gente, Gusmán se lanzó a perseguirlo, para intentar darle alcance y hablar un poco con él.

(más…)

Read Full Post »