Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 3/07/15

¿Qué función cumple la portada de un libro? ¿Cómo conquista su misión? ¿Cómo hacen juego con el texto? Entrevistamos a algunos de los diseñadores argentinos a cargo de las tapas en distintas editoriales y les dejamos un recorrido en imágenes.

Por Valeria Tentoni.

Sergio Manela lleva diseñadas unas 3000 tapas de libros de psicología, ciencias sociales y literatura, entre otros, destacándose su tarea renovadora en el diseño de libros escolares en los 90 (Aique, A-Z, por ejemplo). Si bien, explica, ya circulaban los trabajos emblemáticos de Daniel Gil en Alianza y del catalán Enric Satué para Alfaguara en España, cuando comenzó a trabajar en 1982 sus portadas eran tan disruptivas que una vez recibió un télex de una distribuidora preguntando si el diseñador tenía problemas mentales. Respondió que no, que tenía problemas digestivos. La portada en cuestión estaba hecha con un alfabeto atropomorfo ilustrado por Carlos Nine. Al final, con el éxito del libro le pidieron que avanzara, que hiciera afiches con esas letras. “Pero primero me tuvieron como un loco”, cuenta. Autodidacta, comenzó de muy chico a trabajar en Gedisa Barcelona desde aquí. Escritores como Manuel Mujica Láinez, Marta Lynch, Silvina Bullrich o Marco Denevi pasaban por su escritorio en la editora de Buenos Aires. “En esa época vos tenías más tiempo de tomar un café con el autor”, cuenta. (más…)

Read Full Post »

Como todos los viernes, cinco propuestas para el fin de semana.

libros

Dice Marcelo Cohen que en los libros de Alasdair Gray la narrativa cambia de consistencia: “ha reemplazado las reglas del arte por reglas de juego que a menudo lo obligan a desviarse y así revelan oportunidades que de otro modo él no advertiría”. Historias inverosímiles en general, de Gray, es el primer libro que recomendamos hoy. También Últimos ritos, la crónica/memoria/novela que el hijo de Willam Saroyan escribió durante los últimos días de vida su padre: los editores Blatt & Ríos nos aseguran que “en el género de libros sobre la muerte del padre, este es acaso el más perfecto”. Tercera opción, el ensayo sobre el tacto El sentido olvidado, de Pablo Maurette (Mardulce): “¿Hay algo más profundo que la piel, frontera entre lo material y lo espiritual?” Y para el final dos novedades de Mansalva: un nuevo libro de Sergio Bizzio –siempre es un hecho para saludar que haya un nuevo Bizzio entre nosotros– y la poesía de Mariano Blatt.

Aquí abajo la descripción de cada uno.

*

(más…)

Read Full Post »

Incluido en el volumen de cuentos que Ricardo Piglia seleccionó para la Serie del Recienvenido, publicada por Fondo de Cultura Económica, este cuento del autor de La cabeza de Goliat pone en tensión la violencia de una realidad que deviene en onírica.

Un cuento de Ezequiel Martínez Estrada.

cuentos completosNo bien terminaron de colocar la nueva caldera en la fábrica, explotó. Destrozó a tres obreros y causó daños inmensos en el edificio. Avisaron al ingeniero, Blas Brass, que llegó inmediatamente, bajando a saltos la escalera. Encontró los tres cadáveres desfigurados y a todo el personal de la fábrica aglomerado, forcejeando para contemplar a los compañeros muertos.

Compungidos y aterrados trataban de abrirse paso, cuidando de no pisar los miembros esparcidos y de no resbalar. Blas Brass, mudo y temblando, miraba alternativamente los despojos de las víctimas y los deterioros del edificio, del que había volado casi entera una pared, destrozándose la ventana y la puerta y hecho añicos los vidrios. Trozos de mampostería, de hierros, de vidrios, de los cuerpos mutilados y sangrientos yacían en igual inexpresión de cosas inánimes. Un rumor de marea, sollozos y voces ininteligibles formaban una atmósfera de pesadilla al cuadro, realmente aterrador. Las miradas se clavaban en el ingeniero, que permanecía mudo, pálido, como si le atribuyeran la culpa del desastre. Su rostro demudado, la manera de mirar furtivamente, como rehuyendo otras miradas, contribuían a que recayeran sobre él las inculpaciones que en silencio asaltaban a todos. Seguían empujándose unos a otros con curiosidad compasiva y creciente indignación. Alrededor de doscientos obreros estaban obstinadamente reunidos allí. Blas Brass sintió que lo atravesaban las miradas y que el peso de una inmensa culpa lo aterraba sobre los escombros. Pudo apenas pronunciar algunas palabras sin sentido y le abrieron paso, mudos y hostiles, para que se retirara. Oyó, abofeteándolo, la áspera voz: nos matan como a ratas. Sintió miedo de que esa muchedumbre que ahogaba en la mudez su rencor lo linchara dejándolo destrozado como otra víctima más.

(más…)

Read Full Post »

Escritor, editor, traductor: Edgardo Russo consagró su vida a la literatura. Murió antes de ayer de un paro cardíaco.

Por Patricio Zunini.

Publicó a Clarice Lispector, a Marosa di Giorgio, a Pascal Quignard, a Patrick Modiano, a Armonía Sommers, a Felisberto Hernández —Las hortensias vendió 5000 ejemplares en un año—, a Hilda Hilst, a Rubem Fonseca. Diseñó colecciones especiales de Juan Filloy y Witold Gombrowicz. Recuperó la traducción que H. A. Murena hizo de los Ensayos escogidos de Walter Benjamin. Su última gran apuesta fue la traducción del Ulises. “El catálogo de El Cuenco de Plata”, le dijo a Natu Poblet, “tiene la aspiración de un lector renacentista, que pueda pasar de la alta literatura a la filosofía o a algo más liviano como El señor de los venenos, de Enrique Symns: un catálogo diverso donde el núcleo es la calidad literaria y cierta diversidad que permite pasar de una colección a otra con fluidez.”

(más…)

Read Full Post »