Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20/07/15

Entrevista a Valeria Luiselli por su segunda novela, La historia de mis dientes (Sexto Piso).

Por Valeria Tentoni. Foto Zony Maya.

Valeria Luiselli

“Cada diente en la cabeza de un hombre es más valioso que un diamante”, dice la primera galleta de la suerte china que sabe leer Gustavo Sánchez Sánchez. Carretera, así lo llaman, si bien no ostenta nombre propio con duplicado en la nómina de escritores clásicos y contemporáneos que se forma al terminar de leer la segunda novela de Valeria Luiselli, tiene otros atributos: “Soy el mejor cantador de subastas del mundo. Pero nadie lo sabe porque soy un hombre comedido. (…) Puedo imitar a Janis Joplin después de dos cubas. (…) Puedo parar un huevo de gallina sobre la mesa, como hacía Cristóbal Colón. Sé contar hasta ocho en japonés: ichi, ni, san, shin, ko, loko, sichi, hachi. Sé nadar de muertito”. En La historia de mis dientes, Luiselli le dará a este subastador profesional escenas, por ejemplo, en las que consigue mejor postor para la dentadura de Platón o para los “dientes melancólicos de Borges” bajando el martillo en una iglesia. También le dará tíos como Joyce, Proust o Dostoievski, un hijo malcontento, varias mujeres, una bicicleta, una alegría extraña. (más…)

Read Full Post »

Entrevista a Valeria Luiselli por su segunda novela, La historia de mis dientes (Sexto Piso).

Por Valeria Tentoni. Foto Zony Maya.

Valeria Luiselli

“Cada diente en la cabeza de un hombre es más valioso que un diamante”, dice la primera galleta de la suerte china que sabe leer Gustavo Sánchez Sánchez. Carretera, así lo llaman, si bien no ostenta nombre propio con duplicado en la nómina de escritores clásicos y contemporáneos que se forma al terminar de leer la segunda novela de Valeria Luiselli, tiene otros atributos: “Soy el mejor cantador de subastas del mundo. Pero nadie lo sabe porque soy un hombre comedido. (…) Puedo imitar a Janis Joplin después de dos cubas. (…) Puedo parar un huevo de gallina sobre la mesa, como hacía Cristóbal Colón. Sé contar hasta ocho en japonés: ichi, ni, san, shin, ko, loko, sichi, hachi. Sé nadar de muertito”. En La historia de mis dientes, Luiselli le dará a este subastador profesional escenas, por ejemplo, en las que consigue mejor postor para la dentadura de Platón o para los “dientes melancólicos de Borges” bajando el martillo en una iglesia. También le dará tíos como Joyce, Proust o Dostoievski, un hijo malcontento, varias mujeres, una bicicleta, una alegría extraña. (más…)

Read Full Post »

El clásico de culto Su nombre era muerte, del mexicano Rafael Bernal, es mucho más que una novela visionaria.

Por Antonio Jiménez Morato.

Y miré, y he aquí un caballo amarillo: y el que estaba sentado sobre él tenía por nombre Muerte; y el infierno le seguía: y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las bestias de la tierra.
Apocalipsis 6:8

El centenario de su nacimiento ha sorprendido a Rafael Bernal entrando, finalmente, en el canon de las letras mexicanas. El Fondo de Cultura Económica –ese proyecto tan imposible como impresionante y por el que uno sólo puede estar agradecido– está reeditando los ensayos El gran océano, Gente de mar y Mestizaje y criollismo en la literatura de la Nueva España del siglo XVI. Su novela más afamada, El complot mongol, que ha sido considerada ya como la primera novela policial mexicana, ha venido siendo reivindicada desde hace años, primero por los escritores de novela negra y más tarde por toda la crítica, como un hito fundamental para entender la novela mexicana contemporánea. La revista del fondo editorial Tierra Adentro le dedica un especial para celebrar la efemérides y de ese modo corroborar su influjo en las jóvenes generaciones de escritores mexicanos. Pero hay otra novela que ha permanecido en la sombra por motivos indescifrables durante demasiado tiempo. Los lectores asiduos de Bernal –feligresía escasa pero entusiasta– ya sabrán que hablo de Su nombre era muerte.

(más…)

Read Full Post »

Ranking semanal

Curiosidad en el ranking: el libro más llevado de la semana se publicó hace cinco años.

libros

La comemadre, de Roque Larraquy (Entropía, 2010), fue el libro más llevado de la semana. En aquella primera novela, Larraquy comenzaba a desarrollar los intereses que retomaría junto con Diego Ontivero en Informe sobre ectoplasma animal a partir de la reelaboración del discurso positivista y de las pseudociencias de comienzos de siglo XX. Un libro publicado hace varios años se queda en la cima del ranking: son contados casos (Los detectives salvajes, Atrapa al pez dorado) en los que sucede. Otra curiosidad del ranking es que Entropía hace uno-dos, sumando a La comemmadre un visitante habitual de esta lista: Del caminar sobre hielo, de Werner Herzog. El tercer lugar lo ocupan Las clases de Hebe Uhart, de Liliana Villanueva (Blatt & Ríos), otro libro abonado a la lista.

Esta semana, además, tienen gran presencia de los libros de Eterna Cadencia Editora. De haberlos tenido en cuenta habrían figurado las novelas de Jorge Consiglio y Julián López, los relatos de Lydia Davis y las conversaciones de Ricardo Piglia.

Este son los diez libros más llevados de la semana:

(más…)

Read Full Post »