Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13/10/15

Una lectura de Las miniaturas, segunda novela de la brasileña Andréa del Fuego, publicado por Edhasa.

Por Valeria Tentoni.

las miniaturasNacida en São Paulo en 1975, sus primeras publicaciones fueron unas columnas de consejería erótica en una revista, y el seudónimo que entonces se dio para responder fue quedando, calcándose en un libro y otro, casi sin que tomara la decisión de modo completo. Andréa Fátima dos Santos se inspiró en el nombre que se dio Luz del Fuego, una bailarina, naturista y feminista brasileña que, al principio, se hacía llamar Luz divina, pero por consejo de un compañero del circo se cambió a “del Fuego” tomando como referencia una marca de lápiz labial argentino que empezaba a comercializarse entonces. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Hoy inaugura su curaduría la autora de, entre otros, Alucinaciones en la alfalfa y La madre del universo. Durante el próximo mes traerá voces desde ese pulmón arbolado de nuestro país que es Córdoba. Comienza con Laura Pratto.

Selección de Griselda García. Foto: Maya Socha.

Laura Pratto

Laura Pratto nació en San Francisco, Córdoba, en 1976. Publicó Alcance (Bajo la Luna, 2006), El hilván (Bajo la Luna, 2009), Cría (Ediciones Recovecos, 2009) y El menor escándalo (Recovecos, 2013).  (más…)

Read Full Post »

La escritora, periodista e investigadora, autora, entre otros, de El grito y Love song, elige sus citas favoritas de Muerte en el estío y otros cuentos del gran Mishima.

Selección de Florencia Abbate.

Captura de pantalla 2015-10-05 a las 13.47.52

“El proceso por el cual lo imprevisto se desliza en la conciencia es extraño y sutil. Masaru, que emprendía el viaje sin siquiera saber la índole del accidente, tomó la precaución de llevar consigo una buena cantidad de dinero”.

*

“Y Masaru deseaba gritar a los demás pasajeros: Oiganme todos, ustedes no lo saben, pero acabo de perder a mi hermana y a dos de mis tres hijos”.

*

“Una muerte es siempre un problema desde el punto de vista administrativo. Los trámites la obligaron a desarrollar una frenética actividad. Y hasta podría decirse que Masaru en particular, como cabeza de la familia, no tenía tiempo ni para el dolor”.

*

(más…)

Read Full Post »