Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29/10/15

En la búsqueda de seguir descubriendo autores jóvenes (“sub-30”), presentamos a la escritora marplatense Agustina Catalano: “Que como postura crítica asumamos la idea de que «el autor ha muerto» no significa que no exista una atracción, un magnetismo, por esas historias que están a media luz”, dice.

Por Mariano Vespa.

catalano

“Una amenaza de bomba/ es lo mejor que puede pasar/ en un congreso de literatura.” Así arranca Correspondencia, un intercambio entre los escritores marplatenses Joaquín Correa (1987) y Agustina Catalano (1990). La edición presenta una exquisita ambigüedad: está catalogado en una colección de fanzine, con un grabado de Mémories de la Société des Sciences Naturelles de Neuchatel (1835) que anteceden los escritos, más cercanos a las notas de cuaderno, a las conversaciones de chat, o incluso a los versos libres, que a la epístola tradicional. Ambos han publicado relatos y artículos críticos y reseñas en distintas revistas digitales. Sus libros fueron editados en La Bola, uno de esos sellos que hay que prestar atención. Correa publicó los poemas La última frazada, y acaba de traducir a Paulo Leminski para Puente Aéreo, otra editorial marplatense. En su Correspondencia, transmiten un contrapunto entre el desencanto de las instituciones académicas y el entusiasmo por la escritura. Ya en su libro anterior, Dos mil doscientos ochenta y uno, Catalano adelantaba su propuesta: un tipo de escritura fragmentaria que exploraba la intimidad de una joven que se muda sola y las percepciones que tiene de su entorno. El año que viene saldrá un libro de relatos en Outsider. “Mi escritura es un poco border”, dice. Agustina es una narradora que ajusta su ojo en cuanto avanza su relato. Por eso, a partir de algunas temáticas o atmósferas que se perciben en sus relatos, le pedimos que nos cuente su recorrido de lecturas.

(más…)

Read Full Post »

Raabioso

Un fantástico perfil de María Moreno prologa el volumen Enrique Raab. Periodismo todorreterno (Sudamericana).

Por María Moreno.

¿Por qué no hay un mito Enrique Raab? O aunque sea un mayor reconocimiento. Quizás porque él desconfiaba de las palabras sacralizadas que viven entre las solapas de los libros y no cultivó la novela —ese género fálico que permite pisar los papers— o la investigación a lo grande (su nacionalidad no hubiera sido un problema cuando Carlos Gardel era uruguayo o francés, y Julio Cortázar, belga). ¿Será porque no pertenecía al grupo mayoritario en la militancia revolucionaria? ¿Porque su desobediencia a la heterosexualidad obligatoria no favorecía el mito para una izquierda que aún trata de asimilar a un Néstor Perlongher, pero tampoco advirtió, como tantos disidentes sexuales que militaban en las organizaciones políticas —es otro mito homofóbico pensar el deseo de hombre a hombre y de mujer a mujer como aquel que compromete el ser todo de quien lo detecta—, la articulación entre política y política sexual o la dejó para más tarde? ¿O porque los cronistas populares suelen ser populistas y él no era ni una cosa ni la otra? ¿Porque era algo más complicado que lo que Carlos Monsiváis definió como “cronista” (un miembro de las minorías que habla en nombre de las mayorías astrosas)? Me dijo por teléfono Felisa Pinto, quien a veces se define como cronista del café society, otras como cronista a secas y muestra que el estilo en todos los que pasaron por las redacciones de Jacobo Timerman fue una epidemia de la que nadie se cura:

(más…)

Read Full Post »

Zapping

Los escritores a la pantalla: un zapping por la caja boba, cuando se convierte en smart TV.

Por Valeria Tentoni.

Stephen King invitado al programa The Late Late Show, con Craig Ferguson. “Leí bastante a Lovecraft en una época, a Poe, pero los tipos que realmente me influenciaron fueron los escritores californianos: Ray Bradbury y Richard Matheson, que escribió Soy leyenda“, cuenta, al ser consultado por sus lecturas. “¿Sacás toda tu oscuridad en tu trabajo?”, le pregunta Ferguson a un King vestido con jean y remera, sonriente y amoroso. “No. De hecho, soy el tipo más normal del mundo”, responde. Y pone cara de freak. “La verdad es que no tengo idea de dónde viene todo esto”.

a (más…)

Read Full Post »