Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26/11/15

Compromiso

Qué signo político debe tener el intelectual comprometido.

Por Martín Kohan.

Quizás fue Sartre, desde París, o quizás fue Julio Cortázar, también desde París, quienes nos habituaron a suponer que toda vez que se habla del “intelectual comprometido” hay que pensar necesariamente en un escritor o un pensador de izquierda, en una postura socialmente crítica, en un fervor de transformación o de revolución. Como si la adopción del compromiso político pudiese cobrar tan sólo un único tipo de signo político.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

El autor de Una muchacha muy bella acompañó a Facundo Gerez en la presentación de Samsara.

Por Julián López.

samsara

A pocas páginas de empezar la lectura de esta novela comencé a preguntarme dónde estaba el libro, Samsara cuenta la historia de una pareja que emprende un viaje corto pero no es en esa trama donde reposa la historia que se propone contar. Ese misterio que se plantea es lo que más me entusiasmó de la novela de Facundo Gerez, que despliega sin ansiedad un mecanismo que va acumulando sentido, como un tetris que encaja sus piezas a medida que aparecen en la lectura.

(más…)

Read Full Post »

Drácula

La nueva edición de Penguin del clásico de Bram Stoker incluye un estudio preliminar estupendo que aquí publicamos.

Por Christopher Frayling.

Drácula llegó por primera vez a las librerías el 26 de mayo de 1897, con un precio de seis chelines y una tirada de tres mil ejemplares. Iba encuadernado en tela amarilla, con el título en letras rojas. Cuatro años después, se reeditó ligeramente abreviado en una edición barata para quioscos, a seis peniques, con una ilustración de portada que fue de las pocas a las que Bram Stoker tuvo la oportunidad de dar su aprobación. En ella aparece el conde como un comandante militar de pelo blanco, con un poblado bigote y una capa semejante a las alas de un murciélago, reptando boca abajo por los muros de piedra del castillo de Drácula: nada que ver con el galán seductor de incontables adaptaciones cinematográficas (más de doscientas, según el último recuento), ese hombre carismá tico con capa y traje de etiqueta que exclama portentosamente: «¡Son los hijos de la noche! ¡Sus aullidos son como música para mis oídos!». Es casi imposible hoy día deshacerse de la imagen de Max Schreck en Nosferatu, o de Bela Lugosi y Christopher Lee en sus respectivas versiones de Drácula, o de Gary Oldman en Drácula, de Bram Stoker, y acceder a la novela tal como Stoker la escribió.

(más…)

Read Full Post »