Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Lecturas’ Category

Una lectura del libro El valle de los molinos escrito por Noelia Blanco e ilustrado por Valeria Docampo (UnaLuna).

Por Coni Salgado.

¿Qué sería de nosotros sin los sueños? ¿Podríamos encontrar el sentido si no tuviéramos deseos? La vida es movimiento, pero ¿qué pasaría si la quietud se volviera permanente, si no hubiera que forzar a la imaginación para conseguir lo que deseamos? Si el viento se detuviera y el aire permaneciera quieto y estancado, sería difícil pensar en el vuelo de las semillas y así en la llegada de las primavera. Algo así parece suceder con los sueños en El valle de los molinos, escrito por Noelia Blanco. En este lugar habitados por hombres, mujeres y niños, llegan un día las máquinas perfectas, y ya no existe margen para el error.

(más…)

Read Full Post »

El escritor italiano Erri de Luca visitará la Argentina en marzo.

Por María Negroni.

Corre el mes de noviembre y, en el auditorio de la Casa Italiana de la Universidad de Nueva York, un periodista entrevista al escritor Erri de Luca por un cortometraje escrito y protagonizado por él: Di là del vetro/ Detrás del vidrio. Es cierto que no estoy ahí –sólo— por el film. Ya he leído varios libros de él –Montedidio, Tres caballos (cuya trama sorprendentemente ocurre en la Argentina de la dictadura) y El contrario de uno— y sé que es uno de esos fínísimos y escasos escritores que “descienden a la prosa para escribir poesía”. (La expresión es de Alejandro Zambra).

El cortometraje tiene la duración y la sintaxis de un sueño. Ningún argumento, salvo la intimidad de un hombre. En la cocina austera de una casa austera, el autor conversa durante una larga noche con su madre muerta. Se diría que busca ajustar cuentas con su propia vida, reconciliarse con lo que ha sido y lo que no pudo ser; en una palabra perdonar y hacerse perdonar. Cierta lentitud en los planos, cierta insistencia en los claroscuros contribuyen a crear un clima cargado de premoniciones, a condición de aclarar que se trata de premoniciones retrospectivas. Como ocurre con los poemas, ninguna glosa es posible ni deseable aquí. Lo que importa es dejarse mecer por el debe/haber emocional que allí se está exponiendo.

(más…)

Read Full Post »

Una lectura de Sobre la felicidad a ultranza (Periférica), del italiano Ugo Cornia, Premio Bérgamo de novela, con quien conversamos acerca de la escritura.

Por Valeria Tentoni. Traducción del italiano María Susana Triocci.

CorniaPublicado originalmente en 1999, Sobre la felicidad a ultranza es el primer libro de Ugo Cornia (Módena, 1965), quien luego escribiría otros como Roma La historia de mi tía. Este tomo llega a Argentina con traducción de Francisco de Julio Carrobles, en edición de Periférica; en ese catálogo también se consigue, por caso, obra de Gianni Celati. Vinculados ambos italianos por la crítica, Cornia comenzó, en efecto, publicando sus cuentos en la revista que el autor de Vidas erráticas dirigía junto a Ermanno Cavazzoni.

La historia de Ugo, el hombre que entra en el río de su propia vida y parece narrarla como quien tiene el agua a las rodillas y la cabeza al sol, obtuvo el Premio Bérgamo, que le fuera entregado en una ceremonia en la que Claudio Magris ofreció una lectio magistralis. También este año llegó a Argentina, vía cargamento europeo, libro suyo –exquisito: El conde y otros relatos, no ya por Periférica sino por Sexto Piso–. Maravillosa invasión de libros de ese país en el que se habla cantando. (más…)

Read Full Post »

Tres maneras de entrar en Moby Dick, una tan obra urgente como los primeros álbumes de The Smiths o las películas de Fellini.

Por Andrés Hax.

Moby Dick (1851), de Herman Melville, está en la lista breve de libros que pueden cambiarte la vida. No es que te vaya a hacer más feliz, más apuesto, más productivo o más rico. Tampoco te va cambiar la manera de ver o vivir tu vida. Es más bien como vivir un mes en el bosque durante una enorme tormenta o como pasar una temporada en una ciudad medieval que no sabías que existía. Desfigura inalterablemente la memoria de una manera poética.

Si aun no lo leíste es comprensible que la idea de hacerlo te cause cierto rechazo. Puede que se parezca a uno de esos clásicos moribundos que sobrevivieron simplemente por estar en las listas curriculares de las facultades de letras. ¿Qué falta hace ilustrarse sobre la industria ballenera de Nueva Inglaterra del Siglo XIX? No parecería tan urgente.

(más…)

Read Full Post »

El nadador incansable

Con Crawl y Hospital Británico, Héctor Viel Témperley se convierte en uno de esos poetas únicos que establecen una línea divisoria entre un antes y un ahora del que ya no se puede volver.

Por Luciano Lamberti.

Hay muchas clases de escritores, pero por lo menos hay dos clases. Los que se leen desde afuera, desde la racionalidad, desde el cerebro, y los que involucran todo el cuerpo, nos saltan encima con su música, nos transportan, nos devoran como un antiguo dios imaginario y hambriento. A lo mejor Borges sea el ejemplo más remanido del primer grupo, incluso en su poesía; Viel Témperley es el ejemplo perfecto del segundo.

(más…)

Read Full Post »

Vivir con nada

Sobre Salario Mínimo. Vivir con nada, de Andrés Felipe Solano (Colección Mirada Crónica, Tusquets).

Por Mónica Yemayel.

No alcanzó. El equipo de música que les regaló un día de 2007 al despedirse no alcanzó. Seis meses lo habían albergado en esa casa humildísima del barrio de Santa Inés, en las afueras de Medellín, mientras él, Andrés Felipe Solano, fingía ser un operario textil. Compró el aparato con el último dinero que cobró en la fábrica; había conseguido trabajo clasificando prendas durante diez horas al día. Seis meses vivió como si fuera uno de ellos, subsistió con el salario mínimo, todo para después poder contarlo. Al irse de la casa quiso dejarles un recuerdo; lo habían tratado como a un hijo, un hermano, como a uno más de la familia. Una botella de aguardiente fue lo otro que compró. Para olvidar la traición. Nadie sabe cómo terminó esa noche de borrachera, ni cuántas veces habrá pensado en la despedida que ese mismo día, con torta y Coca-Cola, le habían preparado a escondidas sus compañeros de fábrica mientras él -escondiéndose también- seguía tomando notas en el baño para la crónica que escribiría al volver a Bogotá y que Soho publicó pocos meses después.

(más…)

Read Full Post »

Martín Kohan acompañó ayer a Leila Guerriero, que presentó Zona de obras (Anagrama) en la librería.

Por Martín Kohan.

Kohan+Guerriero

No podría decirse, creo yo, que Leila Guerriero sea como esa clase de maestro que definió Jacques Rancière: el que enseña lo que no sabe. Pero sí, en todo caso, y con manifiesta convicción, es la que enseña que no sabe, la que enseña que no se sabe. Porque el supuesto auge de la crónica o del periodismo narrativo (digo supuesto porque ella misma fundamenta sus fuertes dudas al respecto), y su indudable condición de referente en la materia (hay varios factores que lo prueban; mencionaré uno, el que más relevante me resulta: sus libros) la han colocado en el lugar de quien se espera que pronuncie su lección, que revele su fórmula, que explique cómo se hace, que enseñe. Y así requerida, una y otra vez, Leila Guerriero enseña, efectivamente enseña, pero otra cosa: enseña que “en el fondo, dar consejos es oficio de soberbios” (13). Esta es su declaración de principios, que parece una confesión, a primera vista, pero admite leerse también como una reivindicación posible: “yo soy periodista, pero no sé nada de periodismo. Y cuando digo nada, es nada” (93). Basta leerla, al mismo tiempo, basta leer Los suicidas del fin del mundo o leer Una historia sencilla, para advertir que lo sabe todo. Lo que ocurre es que ese todo responde a una premisa socrática, o a la señal que en una entrevista le desliza un determinado mago y que apunta a ese mismo punto de partida, el de saber que no se sabe. Que no hay ni tiene que haber instrucciones, sino en todo caso algunas pistas; un recorrido necesariamente propio que cada cual habrá de procurarse, y no un discurso del método que alguien habrá de establecer y de impartir.

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »