Feeds:
Entradas
Comentarios

Compromiso

Qué signo político debe tener el intelectual comprometido.

Por Martín Kohan.

Quizás fue Sartre, desde París, o quizás fue Julio Cortázar, también desde París, quienes nos habituaron a suponer que toda vez que se habla del “intelectual comprometido” hay que pensar necesariamente en un escritor o un pensador de izquierda, en una postura socialmente crítica, en un fervor de transformación o de revolución. Como si la adopción del compromiso político pudiese cobrar tan sólo un único tipo de signo político.

Seguir leyendo »

Samsara despixelado

El autor de Una muchacha muy bella acompañó a Facundo Gerez en la presentación de Samsara.

Por Julián López.

samsara

A pocas páginas de empezar la lectura de esta novela comencé a preguntarme dónde estaba el libro, Samsara cuenta la historia de una pareja que emprende un viaje corto pero no es en esa trama donde reposa la historia que se propone contar. Ese misterio que se plantea es lo que más me entusiasmó de la novela de Facundo Gerez, que despliega sin ansiedad un mecanismo que va acumulando sentido, como un tetris que encaja sus piezas a medida que aparecen en la lectura.

Seguir leyendo »

Drácula

La nueva edición de Penguin del clásico de Bram Stoker incluye un estudio preliminar estupendo que aquí publicamos.

Por Christopher Frayling.

Drácula llegó por primera vez a las librerías el 26 de mayo de 1897, con un precio de seis chelines y una tirada de tres mil ejemplares. Iba encuadernado en tela amarilla, con el título en letras rojas. Cuatro años después, se reeditó ligeramente abreviado en una edición barata para quioscos, a seis peniques, con una ilustración de portada que fue de las pocas a las que Bram Stoker tuvo la oportunidad de dar su aprobación. En ella aparece el conde como un comandante militar de pelo blanco, con un poblado bigote y una capa semejante a las alas de un murciélago, reptando boca abajo por los muros de piedra del castillo de Drácula: nada que ver con el galán seductor de incontables adaptaciones cinematográficas (más de doscientas, según el último recuento), ese hombre carismá tico con capa y traje de etiqueta que exclama portentosamente: «¡Son los hijos de la noche! ¡Sus aullidos son como música para mis oídos!». Es casi imposible hoy día deshacerse de la imagen de Max Schreck en Nosferatu, o de Bela Lugosi y Christopher Lee en sus respectivas versiones de Drácula, o de Gary Oldman en Drácula, de Bram Stoker, y acceder a la novela tal como Stoker la escribió.

Seguir leyendo »

Matías Néspolo habla de Con el sol en la boca, su nueva novela publicada por Ediciones del Lince.

Por Patricio Zunini.

matías néspolo

Quién no tiene la fantasía de dejar todo y poner un puestito en una playa de Río de Janeiro. Ese deseo que es casi universal es la excusa con la que se inicia Con el sol en la boca (Ediciones del Lince), la segunda novela de Matías Néspolo. El Tano Castiglione y Brizuela, estudiantes universitarios sumidos en trabajos precarios, empiezan a confabularse para huir de Buenos Aires y ponerse un chiringuito frentre al mar. Pero para eso necesitan dinero. La idea, entonces, es la de robar un cuadro que el padre de Castiglione mantiene celosamente escondido. Pero junto con el cuadro, otras verdades del pasado salen a la luz. Un sueño que rápidamente se vuelve pesadilla. Matías Néspolo vive en Barcelona desde el 2001. La semana pasada estuvo en Buenos Aires presentando su nueva novela. Con él hablamos de Con el sol en la boca.

Seguir leyendo »

¿Cuándo empezaron a posar ante la cámara los escritores? Un breve recorrido posible, con imágenes.

Por Valeria Tentoni.

Victor Hugo por Vacquerie 1856 “Victor Hugo leyendo frente a una pared de piedra” por Auguste Vacquerie, 1853. Musée D’Orsay

Derivado de la pintura y con una prehistoria en los bustos y estatuas (se cree que la más antigua en este orden es la del príncipe Gudea, gobernador de Lagash, Sumeria, del Siglo XXI a.C.) y en las monedas persas del Siglo V a.C., el retrato fotográfico se popularizó a partir de la aparición del daguerrotipo, hacia 1840. Deudor quedó, sin embargo, durante años, de la manera en que esa representación interpretada de una personalidad se conseguía con óleos y tintas. Como género, el retrato pictórico comenzó por obtener sus modelos de las clases dominantes; sólo ellas podían pagarlos, y lo hacían a modo de subrayado de poderío, como símbolo de pertenencia y como pasaje, vía imagen, a la inmortalidad. Entre otros usos, puede citarse el caso de Velázquez y los retratos de la infanta Margarita de Austria, a quien iba calcando cuidadosamente año tras año para enviar esas pinturas a su tío, el emperador Leopoldo I, que la tenía prometida como esposa y podía observar de ese modo el progreso de su belleza (en una serie que incluye esa pieza tan útil para el pensamiento contemporáneo, “Las meninas”). Seguir leyendo »

Teatro imprescindible

La autora de La sucesión elige diez obras de teatro imprescindibles.

cynthia edulCynthia Edul es dramaturga y narradora. Escribió las obras “Miami” (Premio Primera Obra otorgado por Argentores), “Familia Bonsai”, “La excursión” y “A dónde van los corazones rotos”. Junto a Alejandro Tantanián, creó en 2009 la plataforma de dramaturgia contemporánea Panorama Sur, siendo una de las gestoras y curadoras del proyecto y su directora académica. Es autora de la novela La sucesión (Conejos, 2012). En 2014 recibió la beca del International Writing Program de la Universidad de Iowa City y la beca Courants du Monde en Francia otorgada por la Maison de la Culture du Monde, y este año la beca de la Saison Foundation de Tokyo para realizar una investigación en artes escénicas japonesas contemporáneas.

Cynthia Edul elige diez obras de teatro imprescindibles:

Seguir leyendo »

Continuando nuestro dossier de editores, presentamos hoy la entrevista a Adriana Hidalgo, directora de la editorial que lleva su nombre y quien fuera distinguida con el Premio Konex de Platino a la labor editorial de la década en 2014. “No me gusta nada que haya trabas a la importación del libro”, dice.

Por Patricio Zunini. Foto: Cortesía Adriana Hidalgo Editora.

adriana hidalgoAdriana Hidalgo no conoció al abuelo que fundó El Ateneo —murió antes de que su madre se casara—, pero cada vez que iba a la librería de Florida y Corrientes miraba el busto que estaba en la entrada a la izquierda. Ir a la librería era como visitar la casa familiar. Hoy la librería es diferente. La cadena que la compró modificó la arquitectura y le agregó una escalera central que rompe un poco el encanto de entonces, cuando la mirada despejada podía pasear de pared a pared, con libros de piso a techo. Perteneciente a un linaje de libreros, Adriana Hidalgo no descarta en algún momento abrir su propia librería, pero por ahora lo mantiene en el terreno de las fantasías: desde hace más de quince años está abocada al proyecto editorial que lleva su nombre. Los primeros cuatro libros de Adriana Hidalgo Editora aparecieron en agosto de 1999, un dato que configura la identidad de la editorial que tiene por lema ser “la última del siglo XX”.

Seguir leyendo »