Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Daniel Link’

Leer los lugares vacíos

Daniel Link habla de su nuevo libro de ensayos, Suturas. Imágenes, escritura, vida (Eterna Cadencia Editora): “el amor, la inclinación, el deseo, la simpatía son los que suturan lo que la sociedad separa y jerarquiza”, dice.

Por Patricio Zunini. Foto: Sebastián Freire.

<img src="https://eternacadencia.files.wordpress.com/2015/08/linkdanielcsebastianfreire.jpg&quot; alt="daniel link" width="500" height="375" style="border:1px solid #ccc;padding:2px;"

«Habrá habido mucho más en el medio». Daniel Link inicia el segundo capítulo de Suturas. Imágenes, escritura, vida con la pregunta que le hacen por sus dos matrimonios: el primero con una mujer, el segundo con un hombre. Esa frase bien puede funcionar como el tono general de este volumen que viene a completar la trilogía iniciada en 2005 con Clases. Literatura y disidencia y continuada con Fantasmas. Imaginación y Sociedad (Eterna Cadencia, 2009). En un recorrido que va desde la filología a la biopolítica, Link interroga “lo viviente” en una sociedad que necesita de una nueva terminología para pensarse. Como la civilización de los eblaítas creada por Rafael Spregelburd para la obra de teatro “Spam”, que inventan un idioma para definir el espacio entre objetos, Link busca en Suturas el espacio —lo “mucho más que en el medio”— entre un período y otro, entre los intereses de un filólogo y otro, entre un artefacto cultural y otro.

(más…)

Read Full Post »

Estado

Compartimos un extracto de la novedad de Eterna Cadencia editora: Suturas. Imágenes, escritura, vida del escritor, periodista y catedrático, autor, entre otros, también de Fantasmas. Imaginación y sociedad.

Por Daniel Link.

SuturasHarto de la realidad (inundaciones, crisis mundial, crisis argentina, tasas de interés bancarias, declaraciones impositivas, salario familiar, bicicleteadas) me refugio en una serie de televisión nueva, más sombría que nada de lo que haya visto hasta ahora, pero que interroga con una radicalidad desconocida la cualidad de lo viviente.

In the Flesh, producida y emitida por la bbc3, fue imaginada por Dominic Mitchell, quien cuenta el proceso de escritura en el blog asociado al sitio del show. La premisa es la siguiente: hay zombis (del yoruba fúmbi, “espíritu”, o del kongo nzambi, “espíritu de un muerto”) pero estos son considerados por el Estado como enfermos que sufren de pds (Partially Deceased Syndrome, Síndrome de Parcialmente Muerto). Desde el punto de vista del Estado Universal Homogéneo, los animales posthistóricos que integran las sociedades humanas sufren (o pueden sufrir) pds. (más…)

Read Full Post »

Reseñas, críticas, entrevistas y notas alrededor de los libros de Eterna Cadencia editora en la prensa.

Nota destacada:

Dixon

Astrid Riehn entrevistó al autor de Calles y otros relatos Ventanas y otros relatos para Página/12:

Los peores escenarios se materializan en los cuentos del norteamericano Stephen Dixon: un suicida yerra el tiro y agoniza con la mandíbula rota en un cuarto de hotel; un hombre llega a casa y se encuentra con que su mujer está siendo violada; una pareja que viaja en taxi al hospital es atropellada por un auto mientras que una niña sale volando por la puerta de un avión. Por no mencionar a las mujeres que dejan a sus maridos de un día para el otro confesándoles sin anestesia lo felices que son con otro. Aunque pueda sonar irónico, leer a Dixon, de quien Eterna Cadencia acaba de publicar un segundo volumen de cuentos, Ventanas y otros relatos, es tremendamente placentero. Y no sólo por la originalidad de sus historias, su coqueteo con lo fantástico y la belleza desnuda de su prosa –que no les teme a las repeticiones, pero sí a los adornos excesivos–, sino también porque su lectura tiene ese regusto especial de los grandes descubrimientos. Y es que hasta el año pasado, cuando la editorial argentina publicó Calles y otros relatos (cuya selección, al igual que la de este segundo libro, estuvo a cargo del escritor Eduardo Berti), Dixon no había sido traducido nunca antes al español.

(más…)

Read Full Post »

Ayer se presentaron en el auditorio del Malba los tomos que reúnen la obra de Arturo Carrera al momento, bajo el nombre del libro más reciente: Vigilámbulo, editado por Adriana Hidalgo. Compartimos el audio de la lectura.

Por Valeria Tentoni.

Carrera

“¿Por dónde entrar a Vigilámbulo? ¿Es un rizoma? ¿Es una madriguera? ¿Nos convendrá entrar por sus últimas páginas para reinstalar la idea, un poco tonta, de progreso de obra en relación con el progreso de tiempo? O, como ha querido Arturo, por el comienzo, que es el último libro, el que da nombre a la obra reunida?”, se preguntó Daniel Link al abrir su presentación de los tres tomos que acaba de editar Adriana Hidalgo, en el auditorio del Malba. (más…)

Read Full Post »

Presentamos la novedad en ensayo de mayo de nuestra editorial: Fantasmas. Imaginación y sociedad, de Daniel Link.

  • Fantasmas. Imaginación y sociedad continúa la ya sólida carrera ensayística de Daniel Link, cuya lúcida mirada incorpora categorías tradicionalmente ignoradas por la crítica para proponer un recorrido innovador de la literatura universal.
  • Fantasmas, figuras difíciles de asir, recorren este libro en el que se elabora el concepto de imaginación literaria.
  • Una audaz teoría que señala a su autor como uno de los pensadores más importantes de los estudios culturales latinoamericanos.

fantasmasFantasmas. Imaginación y sociedad.
Daniel Link

Daniel Link se ocupa en estos textos de una de las categorías menos exploradas por la crítica en torno a los movimientos estéticos del siglo xx: la imaginación. Qué entender por imaginación literaria es algo que “permanece más o menos en el misterio (o en una deliberada confusión romántica)”, lo cual resulta paradójico tratándose de “un período que hizo precisamente de la imaginación uno de sus signos”. A través de recorridos por textos literarios, imágenes y películas, Link traza aquí un mapa de imaginarios (o formas de la imaginación) e intenta definir las unidades de una fantasmagoría. Así, el adentro (la familia) y el exterior (la ciudad como intemperie), hombres, mujeres, infancia, niños y niñas son examinados como figuras fantasmáticas, dueñas de una potencia que es “pura potencia del ser (o del no ser), nunca un límite, siempre un umbral”. Una audaz teoría de la imaginación que señala a su autor como uno de los pensadores más importantes de la ensayística latinoamericana.

(más…)

Read Full Post »

Casa fantasma

¡Estamos felices! Hoy llegaron los ejemplares del Fantasmas. Imaginación y sociedad, el nuevo libro de teoría de Daniel Link que publicamos en la editorial.

fantasmas

Fantasmas. Imaginación y sociedad (ensayo)

Daniel Link se ocupa en estos textos de una de las categorías menos exploradas por la crítica en torno a los movimientos estéticos del siglo xx: la imaginación. Qué entender por imaginación literaria es algo que “permanece más o menos en el misterio (o en una deliberada confusión romántica)”, lo cual resulta paradójico tratándose de “un período que hizo precisamente de la imaginación uno de sus signos”. A través de recorridos por textos literarios, imágenes y películas, Link traza aquí un mapa de imaginarios (o formas de la imaginación) e intenta definir las unidades de una fantasmagoría. Así, el adentro (la familia) y el exterior (la ciudad como intemperie), hombres, mujeres, infancia, niños y niñas son examinados como figuras fantasmáticas, dueñas de una potencia que es “pura potencia del ser (o del no ser), nunca un límite, siempre un umbral”. Una audaz teoría de la imaginación que señala a su autor como uno de los pensadores más importantes de la ensayística latinoamericana.

Read Full Post »

Kirchner, una vida

vagón fumadorUn nuevo adelanto de Vagón Fumador: “Kirchner, una vida”, de Daniel Link.

Kirchner, una vida

Kirchner gritó, gritó, gritó, mientras se revolcaba en el cuarto al que había sido confinado, tratando de quitarse el chaleco de fuerza que le habían impuesto.

Estaba mal, Kirchner, desde la guerra, tres años atrás: “el campo… el campo…”, musitaba entre sueños durante las noches en que lo sometían a dosis crecientes de morfina para que descansara un poco. De otro modo, se la pasaba gritando inmundicias, augurando complots que iban a destruir el país, el continente, el mundo, y reclamando los cigarrillos que en la clínica psiquiátrica le habían prohibido consumir. Nadie entendía a ciencia cierta qué era lo que quería dar a entender con esas palabras entredichas, pero como era imposible obtener de él mismo una explicación coherente, se aceptó la hipótesis de una fijación maníaca y de un rechazo al modo de vida urbano que hasta su hundimiento mental había sido una de sus características más sobresalientes.

No se sabe todavía qué fue lo que se desmoronó en la cabeza de Kirchner(1). Para algunos (un esquizofrénico que convivió con él en el mismo loquero durante algunos años), su sensibilidad enfermiza lo sumió en la insania: “Somos los sismógrafos de la tragedia de nuestra cultura”. Para otros, su conocida afición a relacionarse con prostitutas fue lo que precipitó la caída. Era una enfermedad de transmisión sexual lo que lo habría llevado, según esta versión, primero a la locura y después al suicidio. Un médico prestigioso, el Dr. Edel, llegó incluso a diagnosticarle atrofia cerebral como consecuencia de un estadio avanzado de sífilis, lo que decidió su mudanza permanente al sur (tan mítico y tan de moda por aquellos años). Naturalmente, habría que revisar con más atención su historia clínica para avalar esta conclusión un poco temeraria, porque no parece haber correlación entre el lapso que va de su internación hasta el suicidio y la oscilación de su estado mental, que pasaba de un relativo equilibrio, durante el cual podía hasta sostener conversaciones con cierta coherencia, a sus profundos desarreglos, que sumían en la desesperación a quienes lo rodeaban. ¿Tan sensible era Kirchner? ¿Tan fatal había sido su apego a esas mujeres que, desde su perspectiva, erotizaban las calles? Kirchner no podía andar solo por el mundo, incluso mucho antes de perder la razón, porque su erotomanía era tan intensa como su afición al tabaco. Hubo momentos en que, si de él hubiera dependido, no habría podido pagarse el alquiler.

(más…)

Read Full Post »