Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Esteban Catalán’

La editorial chilena Montacerdos publicó Eslovenia, primer volumen de cuentos de Esteban Catalán. Aquí presentamos el relato de una comida de domngo entre padre e hijo, casi una viñeta, del que no podemos decir si es terriblemente triste o feliz.

Cuento de Esteban Catalán (@estebancata).

eslovenia–¿Te gusta la empanada de queso, hijo? –dice el padre. Es joven y algo bajo, tiene los ojos grandes. No parece un padre.

–La empanada de queso, sí, me encanta –dice el niño. No tiene más de diez años, es un ángel pequeño y formal.

–Podemos ir a almorzar al McDonald’s –plantea el niño–. ¿O es mucha plata?

–Ahí vemos –dice el padre. Es domingo. Está sentado en el suelo de un vagón del metro. El niño gira sin parar en el tubo de fierro incrustado en el centro del carro. Mueve los pies rápidamente, como si se fuera a alcanzar, como si se fuera a caer, pero no se cae. El niño gira y gira y gira y parece feliz.

El padre no sabe qué hacer con el niño. Quizás elija comerse una hamburguesa; el padre tiene el dinero para comprar la hamburguesa. Eso es: una hamburguesa y papas fritas, y después ir al departamento del padre a comerse las cosas mientras ven una película de acción. El padre propone una de los Power Rangers que el niño rechaza. El niño escoge una de Bruce Willis.

El padre y el niño se meten al local lleno de rojo amarillo con un salto viril y ordenan cosas por las que una mamá reclamaría. Pero ellos no. Piden hamburguesas, y el padre anuncia que agrandará las porciones.

Los hombros pequeños del niño parecen de un muñeco y detrás está la ciudad. La ciudad en un domingo, piensa el padre. El cielo está nublado, grisáceo y hace un poco de frío afuera, mientras ellos se comen esas hamburguesas y abren los sobres de mayonesa y kétchup. El padre ve a su hijo girar los sobres con tono ceremonioso. El niño les da un mordisco suave en la esquina a los cuatro sobres que han pedido y deja dos en las papas fritas y otros dos en las hamburguesas. Levanta el pan de la hamburguesa y ordena la mayonesa de adentro hacia fuera. Luego dibuja una figura opuesta con el kétchup.

–Parece un camino –dice el padre. Y el niño tapa su pequeña obra de arte y lo observa con los ojos achinados, ojos infantiles: ojos apretados mientras muerde la hamburguesa.

(más…)

Read Full Post »