Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Esther Cross’

La autora de La divina proporción comparte sus cinco citas favoritas de Noventa y dos días, el cuaderno de viaje por la Guayana británica del escritor Evelyn Waugh.

Selección de Esther Cross.

Noventa y dos días

«Cuando se llega a una ciudad desconocida lo que uno necesita es un hotel muy ruidoso y bullicioso, con gente de fuera abarrotando el bar y pidiendo bebidas, y ancianos contando historias hasta las tantas de las noches”.

 *

“La mayoría de los viajes, creo yo, comienzan y todos acaban con una sensación de irrealidad”.

*

“Cuanto mejor conocía a los indios más me llamaba la atención el parecido que guardaban con los ingleses. Les gusta vivir en familia bien distanciados de sus vecinos, miran a los desconocidos con desconfianza y poca fe, ni progresistas ni ambiciosos, son amantes de las mascotas, de la pesca y de la caza; poco efusivos en el amor y poco belicosos, modestos y recatados; su principal objetivo es lograr pasar siempre inadvertidos”.

*

“Escucha —dijo un día Mr. Bain—. Es el sonido más interesante de todos. Se le conoce como ‘el escarabajo de las seis en punto’ porque siempre hace ese mismo ruido a las seis en punto.

—¡Pero si son las cuatro menos cuarto!

—Claro, precisamente, eso es lo más interesante.

En varias ocasiones oí el zumbido del ‘escarabajo de las seis en punto’ a distintas horas del día y de la noche.”

 *

“Viví en una atmósfera que era nueva para mí, donde el asesinato se podía respirar en el aire (…) Dos respetados ciudadanos, el doctor Zany y Mr. Homero Cruz, se hallaban sentados en una veranda charlando, cuando un adversario político se acercó a caballo y disparó al doctor Zany. Durante el juicio, su alegato de inocencia consistió en que todo había sido un error: él había intentado matar a Mr. Cruz. Los jueces aceptaron el argumento y sentenciaron que se había tratado de una muerte incidental. Era la primera vez en mi vida que estaba en contacto con una sociedad en la que el asesinato se consideraba igual de frecuente y sólo un poco más lamentable que el divorcio en Inglaterra. No tenía nada de glamour”.

 

Todas las citas fueron tomadas de Noventa y dos días, de Evelyn Waugh, Ediciones del Viento, versión castellana de Manuel Piñón y Paula Pascual, 2005.

Read Full Post »