Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Kenneth Goldsmith’

Facundo Gerez habla de Samsara (Eterna Cadencia Editora), que se presenta mañana a las 19 en la librería. “Samsara puede ser leída como una novela conceptual”, dice.

Por Patricio Zunini.

Foto Gerez

“Quería escribir el viaje de una pareja joven en crisis”, dice Facundo Gerez sobre Samsara, ópera prima que este mes publicó Eterna Cadencia Editora. El samsara es, según el hinduismo, el ciclo de nacimiento, vida, muerte y encarnación, que concluye al alcanzar la iluminación del nirvana. La palabra samsara no se dice nunca en la novela, pero es la tónica que marca la narración. “Puede dar la impresión de que no pasa nada”, dice Gerez, “pero hay tensiones subterráneas que explotan después de terminar la novela”.

Es un fin de semana. Manuel y Clara viajan a Carhué a visitar la familia de ella: los tíos, la abuela, a quienes él hasta entonces no conoce. Con una narración en tiempo presente y muy visual como una roadmovie, Manuel es un ojo que todo lo mira y controla —incluso la respiración de ella mientras duerme en el asiento del acompañante— y, con una obsesión casi perequiana, hace listas de lo que ve: «Las vacas y los toros se amontonan en las sombras que proyectan los carteles metálicos, montados sobre vigas de hierro, que promocionan hoteles, campings, maquinaria agrícola, municipios, políticos, fertilizantes, empresas automotrices y multinacionales productoras de alimentos».

(más…)

Read Full Post »

De la obra al nexo

¿Es obligatorio leer? ¿Para qué leemos? ¿Para saber? ¿Por placer? ¿Para no quedar afuera de conversaciones interesantes? ¿Por qué seguimos repitiendo, sin pensar, que la lectura es buena?

Por Virgina Cosin.

Ansiedad de tenerte entre mis brazos. Eso es lo que le canto, con voz de bolero, al libro que tengo frente a mí, recostado al lado de otros libros, exhibiendo en su portada un título jugoso, una contratapa que –cuando lo levanto y lo doy vuelta- promete más o menos la felicidad. Soy hija de Eva. Sé de tentaciones, de querer saber, de desoír prohibiciones. Los libros están caros. Si, muy caros. Y además quiero ese otro. Y ese otro y el de más allá. Los quiero. Pero ¿Para qué? ¿Para leerlos? Sí, claro. Para leerlos. Eso me digo y justifico el despilfarro porque, bueno, trabajo de esto, es una inversión, es a futuro, no puedo no leer esos libros, no puedo no tenerlos. Pero lo cierto es que aunque el deseo de poseer el libro se inflama cuando leo un comentario, una contratapa o el nombre del autor –del que quizá leí, quizá no, otros libros-, disponer del tiempo que requiere su lectura –del modo que tradicionalmente entendemos que se debe leer un libro: de principio a fin- me cuesta cada vez más. ¿Es la edad? ¿Es la época? ¿Es la proliferación monstruosa de textos que ahoga el deseo, como una planta a la que se le echa demasiada agua?

(más…)

Read Full Post »

Kenneth Goldsmith vistó Buenos Aires para presentar su libro Escritura no-creativa. Gestionando el lenguaje en la era digital (Caja Negra) y coordinar un taller sobre cómo perder el tiempo en Internet.

Por Valeria Tentoni. Foto Guyos (gentileza Malba).

Kenneth Goldsmith

Una hilera de notebooks abiertas y conectadas ocupa el borde del escenario del Malba: es el primer ejercicio que propone el neoyorkino Kenneth Goldsmith en su workshop “Perder el tiempo en Internet”. Llegó a Buenos Aires para presentar el libro que Caja Negra le editó en su colección “Futuros Próximos”, junto a nombres como los de Steyerl, Groys, Flusser y Harman. Debajo del escenario hay un enjambre de asistentes frenético, en espasmo colectivo de clicks, que se turna para navegar la computadora del resto libremente. “¡Busquen las carpetas de porno! ¡Pueden abrir los correos, también!”, se le ocurre al autor de Escritura no-creativa. Las leyes del ejercicio cambian: no se sabe bien a qué se dijo que sí al dejar, graciosamente, la propia computadora a disposición, porque ese “sí” engorda y se metamorfosea con las ocurrencias de este tipo que va y viene, de traje y descalzo, entre la modesta muchedumbre digital que llegó al museo dispuesta a comprometer casi todas las horas hábiles de su lunes. (más…)

Read Full Post »