Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Luis Chitarroni’

Quién es Juan Rodolfo Wilcock. Luis Chitarroni y Ernesto Montequin mantuvieron un diálogo en el Malba sobre el autor de El caos.

Por Patricio Zunini.

chitamonte
Foto: Cortesía Museo Malba.

El caos, de Juan Rodolfo Wilcock, se publicó por primera vez en 1960. Salió en italiano: la tapa de la editorial Bompiani decía «Un’immaginazione maligna che supera l’orrore a forza di poesia, di felicità verbale, di umorismo». El libro apareció en la Argentina recién en 1974; salió por Sudamericana, que volvió a publicarlo en el 2000. Tras quince años de ausencia, El caos acaba de ser reeditado por La Bestia Equilátera. El sello del hombre del bombín, elegante y clásico, parece el mejor lugar para aquel que, en palabras del escritor italiano Ruggero Guarini, era un “dandy al cuadrado”.

(más…)

Read Full Post »

El autor de Bellas artes presenta su nueva novela este viernes, acompañado por Luis Chitarroni y María Sonia Cristoff.

Maelstrom

Este viernes a las 19 se presenta en la librería (Honduras 5574, Palermo) la nueva novela de Luis Sagasti: Maelstrom. Del autor de Bellas artes llega este libro en el que, como en ese, pone a orbitar alrededor de una trama pequeños mundos a la velocidad de la luz. Acá podés leer la entrevista que hicimos, donde cuenta cómo lo escribió.

Lo acompañarán Luis Chitarroni y María Sonia Cristoff. La entrada es libre y gratuita, ¡los esperamos!

Read Full Post »

Presentación: La novela luminosa, de Mario Levrero (Mondadori 2008)
Charla abierta entre Luis Chitarroni y Damián Tabarovsky.
Desgrabación: P.Z. Cuarta y última parte. [Leer la tercera parte]

la novela luminosa #2

Luis Chitarroni: Pero es muy increíble también cómo absorbe cada uno de los temas. Porque el tema de la beca Guggenheim, uno podría pensar que si alguien lo agarra, lo banaliza inmediatamente o lo convierte en un acto de pleitesía un poco asqueroso, ¿no? Pero él sabe tratarlo, como vos decís, como si fuera un libro de autoayuda, de bálsamo, que le devuelve la posibilidad de escribir acerca de la imposibilidad de escribir.

Damián Tabarovsky: Ese “Gracias, Señor Guggenheim”, extraordinario. ¿Quiénes habrán sido los padrinos de Levrero para la Beca Guggenheim?

Luis Chitarroni: Es una buena pregunta.

[Intervención del público]: El habla en la novela de alguien que lo presenta, que lo postula en el ’78.

Damián Tabarovsky: Son cuatro los que lo tienen que presentar.

[Intervención del público]: Una pregunta. Yo la novela no la leí, pero la abrí al azar y apareció una frase que decía que a él le gustaría quedarse en la cama y no levantarse más. Le gustaría hacer lo que hizo Onetti: quedarse en la cama y no levantarse más. Pero la única diferencia es que Onetti tenía quien lo cuide. Parecería que ahí hay una especie de antagonismo implícito, ¿no?  “Onetti puede hacer esto porque tiene quién lo cuide, a mí no me cuida nadie”.

[Intervención del público]: Me parece que la gran diferencia es el humor. Lo que lo distingue a Onetti de Levrero es el sentido del humor. Levrero es una persona con sentido del humor, a Onetti no me lo imagino con una carcajada.

Damián Tabarovsky: Salvo que son uruguayos, no los pondría en una serie a Onetti y a Levrero.

Luis Chitarroni: Salvo por ese placer horizontal. No sé si cabría Levrero con esa agüita de Onetti que era siempre un whiscacho, ¿no? Como el que tengo aquí. Es rara también esa lucidez de Levrero, aunque uno encuentra también en escritores como Osvaldo Lamborghini -quien uno sabía que estaba escribiendo probablemente con muchas pastillas encima y con mucho alcohol- una sobriedad esencial cuando escriben, ¿no?

Pero también en este libro hay una cuestión del coleccionismo, el coleccionismo de literatura policial, sobre todo de la literatura que supuestamente los escritores no leen, y de ese raro prodigio que es Rosa Chacel. Curiosamente menciona, para mí, lo menos interesante de Rosa Chacel. Rosa Chacel tiene un libro que se llama Icada, Nevda, Diada, que para mí es uno de los cuentos más increíbles que se haya escrito en español. No lo recuerdo claramente pero es como que hay una asociación de lingüistas que sólo pueden producir el término cero, y el término cero a su vez, produce, estas tres palabras, que son “icada, nevda, diada”. Es un libro acerca de la generación de la palabra, como creo que La novela luminosa es. Porque creo que un hombre que estaba acostumbrado a la rutina de sequía, de poco estímulo, por lo menos de Levrero, generar una página u obligarse a escribir una página tiene también eso de generación de la palabra…

A mí me hizo acordar -perdoná por la referencia-, porque el tema de La novela luminosa es también el tema de muchas primeras novelas. Me hizo acordar a la primera novela de Damián Tabarovsky, que se llama Fotos movidas, que trata de este tema.

(más…)

Read Full Post »

Presentación: La novela luminosa, de Mario Levrero (Mondadori 2008)
Charla abierta entre Luis Chitarroni y Damián Tabarovsky.
Desgrabación: P.Z. Tercera parte. [Leer la segunda parte]

la novela luminosa #3

Damián Tabarovsky: Pero lo que yo te quiero preguntar, que me llamó mucho la atención, en la página 4 del texto que leí mientras lo leías vos, decís la palabra costumbrista. “Examen costumbrista”. Nunca había escuchado sobre Levrero la palabra costumbrista.

Luis Chitarroni: Yo creo que en eso tiene el gran peso, y el bello peso, de la tradición costumbrista uruguaya, de la que no se aparta ni Felisberto. Hay un libro de Felisberto que para mí es extraordinaria, que es Por los tiempos de Clemente Collins, que es una semblanza costumbrista. Que después uno podría pensar que en Felisberto ocurre lo contrario, que él le da una dimensión fantástica a lo que es un registro de escritor de semblanzas, de reseñas, ¿no?

Damián Tabarovsky: Vos sabés que es increíble lo que estás diciendo, o por ahí lo sabías, pero Gandolfo, que lo trató mucho, dice que ese era uno de los libros favoritos de Levrero.

Luis Chitarroni: ¡Qué bueno! No lo sabía. Ahí cuenta una cosa absolutamente maravillosa, que solo la percepción de Felisberto puede transmitir y es un cuento corto en muy pocos renglones. El dice que Clemente Collins, su profesor de piano, que era negro, dormía con la ropa puesta. Entonces él llega una mañana temprano a la casa y ve que tiene los zapatos resplandecientes y piensa “qué noche terrible habrá tenido Clemente Collins”. Porque esos zapatos se los han lustrado evidentemente las sábanas. [Risas] Pero bueno, esa es la percepción única de Felisberto. Como tiene una percepción también Levrero. Yo no sé si, como se decía antes, un poco peyorativamente, es más retórico.

Damián Tabarovsky: Sí, yo no sé si lo veo a Levrero en esa línea. Sí en otra línea, como a Felisberto y otros, porque hay una excentricidad uruguaya. Hay como un mundo de excéntricos uruguayos.

Luis Chitarroni: ¿No tenés latidos a la noche “¡Quiero ser uruguayo, quiero ser uruguayo!”? “¡Quiero ser oriental!”

(más…)

Read Full Post »

Presentación: La novela luminosa, de Mario Levrero (Mondadori 2008)
Charla abierta entre Luis Chitarroni y Damián Tabarovsky.
Desgrabación: P.Z. [Primera parte]

la novela luminosa 04

(N. del E.: El siguiente texto fue leído por Luis Chitarroni, a quien agradecemos la gentileza de haberlo cedido para aquí lo reproduzcamos)

Mario Levrero: La novela luminosa,
por Luis Chitarroni

Estamos acá para convocar a un gran maestro de la narrativa contemporánea, del que seguramente ustedes sabrán mucho más que yo. Mi relación con sus libros ha sido tan discontinua que ahora, al tener que hablar de esta novela, no se me ocurre una idea central sino muchos planteos. Planteos a los que se llega sigilosamente. Creo que el sigilo es una de las características de Levrero, y que el sigilo de Levrero es algo difícil de definir. Así que nos encontramos con una primera dificultad: ¿cómo aprehender, como ceñir su sigilo?

Bien, digamos que nunca me gustó ese primer verbo, que usé de una manera impulsiva -sin sigilo-. Y nunca me gustó porque pertenece sobre todo al lenguaje de los pedagogos, que lo enfatizan, lo sobrevaloran, lo vulgarizan, todo a la vez. Me temo que, a causa de mi desconfianza, yo nunca pueda, en esos términos, aprehender. Así que me consuelo con decir ceñir.

(más…)

Read Full Post »

Por P.Z.

“Si esta fuera una mesa sobre Bolaño, seguro habrían venido más de 50 personas”. Promediando la charla, Damián Tabarovsky, se animó con una definición sobre el perfil entre perdedor y de culto de Mario Levrero.

la novela luminosa #1

Ayer se presentó en la librería La novela luminosa de Mario Levrero con una charla abierta entre Luis Chitarroni y Damián Tabarovsky. La charla comenzó con media hora de retraso (a las 19.30) empujada en parte por la tolerancia esperable para estos eventos y en parte por la escasa concurrencia. Esto último, que en principio parecía conspirar contra la expectativas, generó un ambiente de intimidad y proximidad, muy agradable. Creo que  se consiguió un diálogo mucho más rico.

Chitarroni comenzó leyendo un texto a modo de disparador un semblante de Levrero. De La novela luminosa afirmó que lleva el costumbrismo al extremo, y que en Levrero se sintetizan los estilos contrapuestos de Kafka y Onetti.

(más…)

Read Full Post »