Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Marcos Bertorello’

Romina Bono entrevistó para el Cronista a Marcos Bertorello, autor de Porno:

pornoSu obra muestra una serie de relatos que juegan con lo oculto, con algo que está latente en el aire pero hasta el final no se devela…
Entiendo que esa estructura – un texto que remite hacia otro texto que, por comodidad llamamos de una manera errónea como “fondo”- se juega en cualquier relato. Lo diría de este modo: siempre que se cuenta una historia, sin saberlo, se cuenta otra de la que nos enteramos al final. El psicoanálisis hizo de esta condición equivoca del lenguaje una posibilidad para encontrar la felicidad; la literatura, el medio para expresarse.

¿Cómo surgió la idea de “Porno”?
Fueron varias ideas. Y muchas de estas ideas quedaron en el camino. La principal, aquella que funcionó de motor de las diferentes historias, fue una idea relacionada con el relato y la pornografía. Es decir: no hay relato sin elipsis, y por lo tanto: cómo sería contar una historia en la que alguien se propusiera contarlo todo. Este imposible, este más allá, fue un poco lo que disparó muchas de las otras reflexiones que circulan por el libro.

Sobre el espectador-lector, usted le otorga un lugar de voyeur, ¿por qué?
Es cierto. En todo momento traté de establecer una relación cómplice y hasta un poco incestuosa con el lector. Tal vez esta sea la razón de esa presencia tan marcada y tan trabajada del tono coloquial. Es un libro en el que se habla mucho, hay muchas voces dando vueltas. No estoy seguro de saber la razón exacta de esta elección. Hay un poco de todo. A mí me gusta mucho hablar, soy un conversador nato. Además, me encanta escuchar conversaciones; sobre todo, de mujeres. Y por último, creo, hay un trabajo sostenido con el punto de vista.

[La entrevista completa]

Anuncios

Read Full Post »

Fernando Krapp reseñó Porno de Marcos Bertorello para Radarlibros:

El acto en cuestión

Un debut literario con cuentos unidos por el sexo, pero no tan pornos como se sugiere en el título
Por Fernando Krapp

pornoSería un error leer Porno, de Marcos Bertorello, buscando las claves del género al que parece aludir el título. Sin duda, a medida que se avanza en las páginas uno se pregunta por qué se llama así, si fue por una estrategia editorial, un gesto caprichoso del autor, o por el mero hecha de que el último cuento de este primer volumen de relatos del autor desconocido se llama de ese modo. No hay pornografía en Porno. No hay pornografía como la pueda concebir un habitué del género. Está bien; hay cositas, citas, cuerpos desnudos, actos sexuales más o menos explícitos, pero no alcanza a serlo con todas las letras, quizás porque precisamente Bertorello, a pesar de la confusión que pueda generar su título, parece no buscarlo. Lo sabemos: la pornografía es un género masivo (eminentemente cinematográfico) que tiene como primer objetivo excitar al espectador poniendo en pantalla sus fantasías, lo que hace de la pornografía un género fantasioso: situaciones disparatadas, posiciones acrobáticas, tamaños desmedidos, cuerpos plásticos como verdaderas obras de arte de la cirugía estética moderna. Bertorello se aleja de toda esa desmesura denotativa e intenta lo que parece ser el anhelo mayor del género: ser narrativo. Es decir, contar algo. Y es que justamente al hacerse narrativo los relatos se vuelven realistas y las fantasías se desvanecen en la solidez de la realidad. Es decir, no hay una exposición directa, explícita de la fantasía, sino una proyección de ésta, una insinuación a través de personajes realistas que se aventuran por los caminos del sexo. No es casual que el primer relato, “Tío” (que recuerda mucho a “Un día perfecto para el pez banana” de Salinger), cuente la historia de una nena que se toquetea más que fraternalmente con su tío, y lo que en verdad se está relatando es su despertar sexual.

(más…)

Read Full Post »

pornoDesde Barcelona, Maximiliano Tomas escribe su columna en Perfil donde se ocupa de Porno de Marcos Bertorello:

“Pero dejemos las antologías y hablemos de Porno. Desde un blog, el crítico Alejandro Soifer leyó los ocho relatos del primer libro del escritor y psicoanalista Marcos Bertorello (Buenos Aires, 1970) a la luz de la historia del cine pornográfico. Lo hizo guiado por referencias presentes en los textos (hay un poeta que se llama Gerardo Damiano, en alusión a Gerard Damiano, director de Garganta profunda; hay también una directora de cine para adultos llamada Malena Irigaray, por la feminista francesa Luce Irigaray), lo que no es una mala idea, aunque es probable que no sea la más fiel a la propuesta de Bertorello. Porque en las páginas de Porno (evidentemente el malentendido lo genera el título, cerrado y concreto) hay más diálogo con el psicoanálisis, la crítica, el ámbito universitario y la tradición literaria que con la industria pornográfica.

El comienzo con “Tío” y “Cura” (y también los breves y posteriores “Lección” y “Vestuarios”), más allá del hábil recurso de las conversaciones y los niveles discursivos interrumpidos y superpuestos, no hace esperar el sorprendente desvío que Bertorello exhibe por primera vez en “Stephen”, el tercer texto. Y que alcanza su punto máximo en los tres cuentos centrales del volumen: Las paredes oyen (asombroso relato fantástico), Porno y tal vez el mejor de todos, Autor. Estos dos últimos asumen y actualizan la herencia de las biografías ficcionales que va de las Vidas imaginarias de Marcel Schwob a La literatura nazi en América de Roberto Bolaño, pasando, por supuesto, por la Historia universal de la infamia de Jorge Luis Borges y las Siluetas de Luis Chitarroni.

[La nota en Tomas Hotel]

Read Full Post »

Por P.Z.

El viernes pasado Marcos Bertorello presentó Porno, su primer libro de cuentos. Lo acompañaron Juan Martini y Silvia Hopenhayn.

En todas las presentaciones se da un juego íntimo entre autor, acompañantes y público, y esta vez no fue la excepción. Lo destacable fue que en esta oportunidad se dió, venciendo todo nerviosismo, con un escritor que “inaugura” su obra literaria. Tal vez sea el tema del libro, tal vez la proximidad. Tal vez, simplemente, que por un momento, sentimos que nos adueñamos de un escritor y su obra.

Porno no solamente es un gran libro de cuentos -abrió la charla Leonora Djament, directora editorial de Eterna Cadencia-, sino un primer libro de cuentos. Por eso creemos que la literatura está doblemente feliz”.

martini - bertorello - hopenhayn

Juan Martini destacó que Porno “se hace cargo de una pregunta antigua y contemporánea: cómo se cuenta una historia”. Y dijo que “uno de los grandes méritos de este libro es que no respeta las formas canónicas del cuento. En todos los cuentos hay temas comunes: el erotismo es un tema central, las cuestiones filosóficas, las cuestiones religiosas y sobre todo, las cuestiones morales. Este libro es una enorme interrogación acerca de la cuestión moral. Los textos hacen explícito que la pregunta moral es constante.”

(más…)

Read Full Post »

Presentación de Porno

flyer-pornoEl próximo viernes, 27 de marzo, a las 19, Juan Martini y Silvia Hopenhayn presentarán el libro y conversarán con Marcos Bertorello.

Read Full Post »

Esta semana, la “recomendación de amigo” es de Marcos Bertorello, autor del flamante Porno:


marcos bertorello

Entre la lectura de un libro y el recuerdo de la lectura de un libro hay una distancia que es inconmensurable: el acto de leer un libro no deja de ser un encuentro singular, irrepetible, algo que sucede un poco por azar, como el encuentro amoroso. Por eso, cuando alguien me pide que le recomiende un libro, no sé bien qué es lo que recomiendo: si mi recuerdo del libro o el libro mismo.

Hoy quisiera recomendar un libro que para mí sigue presente de un modo especial: Crystal Express de Bruce Sterling. Sterling es lo que se llama un autor de género – que es un modo elegante de denigrar a un autor. Pero además es un autor de un género que siempre se resistió a la canonización de la academia: Sterling es un autor de Ciencia Ficción. Sterling participó de uno de los últimos movimientos que se gestaron en el seno mismo de la ciencia ficción, el cyberpunk. Hay otro autor y una novela que inventaron el cyberpunk. El autor fue William Gibson, la novela, Neuroamante. Los principios estéticos o políticos que dicho movimiento propulsaron, ya no importan. No porque no tengan relevancia, sino porque -como casi todos los movimientos dentro de la ciencia ficción- envejecieron de un modo rápido y estrepitoso. Es decir, la prueba irrefutable para determinar si un autor de ciencia ficción es un autor literario o un simple futurólogo más o menos sagaz, es ver qué pasa con sus libros cuando muchos de sus inventos ya están al alcance de todos. Esta es la distancia que hay entre un visionario (es decir, un poeta: alguien que logra ver por entre los agujeros del lenguaje) y un mero aficionado a las predicciones. Con Bruce Sterling – al menos cuando lo leí por primera vez, no sé bien cuando, creo que para 1998- pasa lo primero (o al menos, hoy tengo ese recuerdo). Los relatos de este volumen son relatos que crean universos imposibles, no probables. A nuestro autor no le interesa saber qué va a pasar en el futuro, ni tratar de entender cómo la tecnología puede afectar nuestra vida cotidiana, ni mucho menos conjeturar posibles organizaciones humanas, no. A nuestro autor le interesa la literatura. Quiero decir: concebir imágenes, enlazarlas en una historia, y dejarlas en suspenso, como a la espera de que alguien, nosotros, lectores, les supongamos múltiples sentidos.

Read Full Post »

La Voz del Interior publicó el jueves una reseña sobre Porno, de Marcos Bertorello:

pornoLos relatos que componen este libro se proponen ir tras la infinidad de matices que pueden tener los actos humanos, y se de detiene precisamente en aquellos que más incomodan y perturban. Articulando con destreza diferentes puntos de vista, a través de los cuales Marcos Bertorello explora los pliegues de la vida erótica, el deseo e incluso la fe, al tiempo que consigue transmitir esa tensión que se genera frente a un dilema. El deseo ingenuo de una niña durante la pubertad, las contradicciones de un cura, los juegos eróticos entre dos miembros de un matrimonio de muchos años, los problemas sexuales de un profesor de filosofía, la vida de una directora de cine porno o el plan de un poeta nazi para que su obra trascienda hablan aquí de una búsqueda del goce, revelando algo de esa ligereza que para algunas miradas puede parecer inmoralidad pero en la que otras ven un rasgo de humanidad. Ocho narraciones vertiginosas en las que no faltan el morbo, la tentación y el misterio.

Marcos Bertorello nació en Buenos Aires en 1970. Es psicoanalista y docente universitario. Ha cursado estudios de literatura española y latinoamericana y es autor de varios trabajos sobre psicoanálisis y literatura. Porno es su primer libro.

Read Full Post »

Older Posts »