Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Matías Capelli’

Matías CapelliAhora que parece que se decidió a entrar el otoño, qué mejor que entrar en calor con un buen libro. La revista Rolling Stone publicó el primer capítulo de Frío en Alaska, de Matías Capelli.

Read Full Post »

Esta semana la “recomendación de amigo” es de Matías Capelli. Matías es editor de la revista Los inrockuptibles y autor de la novela Frío en Alaska.

Matías Capelli

Horas-puente, de Ercole Lissardi

El uruguayo Ercole Lissardi es un filósofo de entre casa. Su “trilogía sobre la infidelidad” (Los secretos de Romina Lucas, Horas-puente y Ulisa) desarrolla variaciones en las que se entrelazan la muerte, el sexo y la pareja. Porque Lissardi suele escribir sobre el deseo, el goce y la culpa (el triángulo de todo triángulo), desde el domicilio conyugal, no desde la soledad (tal vez por eso nunca se ponga del todo oscuro). Horas-puente narra la aventura de dos maestros de escuela, casados, que se vuelven amantes. Una novelita sobre las polaridades del sexo, sobre el recalentamiento de las terminales nerviosas, sobre el carácter puramente sexual de ciertas relaciones que son, a su vez, vías de acceso exclusivas a algunas verdades. Esas que entre un Bataille candoroso y un D.H. Lawrence rioplatense reverberan en las páginas de Lissardi, y hacen de él, más que un pornógrafo, un tipo que demuestra haber aprendido un par de cosas de las que importan en serio en lo que va de su vida.
[Ercole Lissardi, Horas-puente, Hum, 2007, Montevideo]

Foto: Roy W.

Read Full Post »

Tercer vencimiento

La Revista Ñ publicó el sábado un relato breve de Matías Capelli, autor de Frío en Alaska:

Tercer vencimiento

Aunque estaba de perfil Salvador la reconoció enseguida, por el pelo. Creí que no iba a encontrarte a esta hora, dijo ella mientras con una mano descartaba el sobre que incluso había llegado a humedecer con la punta de la lengua, y con la otra mano le daba un fajo de billetes sujetado por una horquilla. Lo de las vacaciones. Mirá que no hacía falta. Terminó  de decirlo y se dio cuenta de que si seguía hablando esa iba a ser apenas la primera de una escalada de mentiras. Entonces la abrazó. Ante una nueva separación definitiva, apretar los cuerpos, los párpados, la mandíbula, y recostarse así sobre hombre era el único ejercicio de consuelo que sabía ejecutar. Al resguardo de los cartuchos que se vaciaban cada vez más rápido, y los puentes que explotaban sin siquiera darle tiempo para arrepentirse.

Matías Capelli

Unas horas más tarde Salvador está en la fila de la caja de la compañía eléctrica. Adelante suyo hay una pelirroja de ropa moderna gastada, la tela negra percudida entre los muslos. Separa unos billetes y guarda el resto, pero enseguida vuelve a sacar el fajo y desprende la horquilla. Hay épocas que suele encontrar por toda la casa esas hebillas tan corrientes y de formas, colores y materiales tan diversos. Sólo lograba diferenciar las que eran de ella si les quedaba prendido alguno de sus largos pelos negros. Cuando éstos le rozaron la comisura de los labios al abrazarla hoy temprano, frunció las facciones, pero enseguida se distrajo con unos pechos traqueteantes que pasaban más atrás.

(más…)

Read Full Post »

Beatriz Sarlo leyó Frío en Alaska de Matías Capelli y lo comentó el domingo en Perfil:

Lekman, el personaje de los cuatro relatos de Matías Capelli reunidos con el título de Frío en Alaska, nació en Noruega y llegó a la Argentina, de chico, durante la dictadura. Con poco menos de treinta años ha tenido, sucesivamente, dos mujeres: Juana, “única novia de la adolescencia”, y Fernanda, que en la primera página del libro está en Leeds, becada para escribir su tesis de doctorado. Lekman es pintor y Fernanda es crítica de arte, profesiones previsibles en una literatura que se escribe a comienzos del siglo XXI, era de la multiplicación de las artes, los artistas y los escritores como personajes de ficción (hay casi tantos como en Balzac y muchos más que en Proust). Por suerte, Capelli encuentra también algunos senderos desviados del camino de las artes.

Uno de ellos es la reconstrucción hipotética de la vida cotidiana de Fernanda que Lekman realiza a través de un curioso método obsesivo. Para que en Buenos Aires autoricen el pago de la beca inglesa, todos los meses se deben presentar acá los recibos de sus gastos más ínfimos. Fernanda se los envía a Lekman, que los ordena y los lleva a la institución que financia el doctorado. Este gesto de disciplinado, burocrático amor, se convierte en reconstrucción de la vida cotidiana de Fernanda que transcurre a miles de millas: una entrada al cine, un café en Starbucks, un pasaje de Leeds a Londres y, sobre todo, una caja de preservativos son el encofrado que sostiene la vida de la mujer imaginada por su amante.

Lo concreto se convierte en signo. El amante (como ya indicó Barthes) venera los signos casi tanto como al objeto amado. La ausencia está en los detalles reveladores de lo concreto y no en las eventuales conversaciones por teléfono donde poco puede ser comunicado. Los detalles, en cambio, tienen la solidez indiscutible de las cosas que, una vez adquiridas, han debido, seguramente, cumplir una función en la vida de la mujer lejana. Los tickets son la prueba de actos realizados por Fernanda en Leeds o Londres; muestran de modo menos vago que sus escasas noticias que ella ha estado en alguna parte, en un momento preciso del día, pagando por algo que consumió o va a consumir.

[La nota en Perfil]

Read Full Post »

Asociación libre

APG descubre vínculos entre Capelli, Becerra y Onetti:

Desconocemos si Matías Capelli leyó Miles de años, de Juan José Becerra, antes de escribir Frío en Alaska, y lo planteamos en este orden y no a la inversa dado que la cronología de aparición de sendos libros así lo indica: año 2004, para uno; 2008, para el otro. El asunto es que ambas historias tienen un protagonista que, desde Buenos Aires, imagina, se obsesiona, con la estancia en Inglaterra de su mujer: Fernanda, en el caso de Lekman, en Frío en Alaska, y Julia, en el caso de Castellanos, en Miles de años. Esto no es ninguna novedad en Literatura; personajes, temas e historias son recurrentes sin que ello moleste pues lo que importa es el modo en que se dice y no lo que se dice; y por cierto que ambos lo hacen realmente bien.

Aquí nuestra asociación libre -muchos la han dado en llamar asociación ilícita- a la que apelamos y bajo ella nos amparamos.

[Leer el post en Lo mío es amateur]

Read Full Post »

Matías Capelli cuenta Frío en Alaska entrevistado por Débora Covelo para Cuentomilibro.com.

matias capelli en cuentomilibro

Es un poco difícil para mí definir si es un libro de cuentos o una novela; por suerte ese es un problema que queda más en los lectores, así que en ese sentido me gusta que esté ahí en el medio, que genere cierta incertidumbre.

La incertidumbre del libro está potenciada también por la interrelación permanente entre sueño y realidad, que configura la atmósfera del relato.

Ir a Alaska, ¿es alejarse? Y si es así, ¿de qué?

[Ver la entrevista]

Read Full Post »

Dos artículos sobre Frío en Alaska, de Matías Capelli:

Pablo Nicotera escribió una reseña para No Retornable.

Damián Selci, a partir de la novela de Capelli y la mesa que compartieron Kohan, Terranova y Oyola, delinea un estado del arte sobre la narrativa argentina.

Con un lenguaje urbano y culto a la vez, Matías Capelli lleva al lector a vivir en ese límite borroso y desconocido, casi sin conciencia en el que cualquier cosa puede suceder y los recuerdos se cruzan con referencias a lecturas de infancia, literatura contemporánea y clásicas (que contribuyen a borrar los límites), dejándonos, al final, con el sabor a soledad con el cual vive el protagonista.
Pablo Nicotera

Con todo lo anterior, quedan esbozadas las líneas maestras que Frío en Alaska presupone y que nosotros querríamos subrayar como otras tantas ideas acaso útiles para la narrativa contemporánea: 1) terror al periodismo, 2) resistencia al cuento, 3) recurso a las formas y tonos de la poesía de los 90. La importancia de Frío en Alaska es equivalente a estas tres afirmaciones. Por supuesto, no se trata de discutir si Matías Capelli escribió o no el libro definitivo; la virtud de Frío en Alaska, si tiene alguna, será la de empezar algo, más que terminarlo.
Damián Selci

Read Full Post »

jam diciembre

Matías Capelli, autor de Frío en Alaska, participa junto con Sonia Budassi, Pablo Alí y Joaquín Linne, del último jam de escritura del año.

Este miércoles, 10 de diciembre, a las 22. En el Podestá: Armenia 1740.

Read Full Post »

Calor en Filba

Es sabido que los escritores están siempre sedientos de leer nuevos autores, jóvenes con proyección, libros de otro país que resuenan. Durante el desarrollo del Filba, muchos escritores preguntaron por el libro Frío en Alaska, de Matías Capelli, su primer libro de cuentos, editado por nosotros. No sabemos quien lo estuvo recomendando, pero nos da mucho placer que escritores de la talla de Juan Villoro, Mario Bellatin y Alberto Fuguet, hayan preguntado por el libro, y se lo hayan llevado para leer. Para que vean que no mentimos, les dejamos una foto donde se lo ve a Villoro con Frío en Alaska en sus brazos. Para leer el primer cuento del libro, pueden hacer click aquí

Actualización: Una nueva reseña del libro se puede encontrar aquí

_ale6652-chica1

Foto: Alejandro Guyot

Read Full Post »