Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Muriel Spark’

Memento mori

Por P.Z.

¡Más es mía el Alba de oro!
Rubén Darío

Estoy rodeado de viejos vinagres
Luca Prodan

memento moriI

Los personajes de Memento mori superan -todos- los setenta años. Algunos se acercan peligrosamente al centenario. Ninguno, por ahora, pretende morir. Parecen haberse olvidado. Por eso, alguien se encarga de recordárselo: la primera en recibir el mensaje es Lettie Colston.  “Recuerde que debe morir”, le avisan por teléfono.

¿Cómo deben considerarse esas llamadas? ¿Son amenazas? Mejor: ¿serán llamadas reales o serán invenciones de la vieja (y luego, los viejos)? ¿Cómo debería actuar la policía?

La llamada abre una novela increíble: Muriel Spark consigue que uno no le quite la atención a toda una troupe de viejos gruñones, cascarrabias, egoístas. Son como chicos caprichosos irritados por antiguas rencillas que – tal vez por eso de que las enfermedades de la senilidad borran la memoria a corto plazo y retrotraen el tiempo-lejos están de ser olvidadas.

(más…)

Read Full Post »

Los Encubridores

Por P.Z.

Sobre Los Encubridores,
de Muriel Spark

¡Pero che, tanto escándalo por una chinita!

los-encubridoresI

Desde la contratapa el Wall Street Journal amenaza: “este libro lo hará reír en voz alta”. Es bueno saber que no es así, no se avanza más allá de la sonrisa. Esto no se debe a que sea un libro sin humor, muy por el contrario. Pero el humor que desarrolla es irónico, velado, sutil. La clase de humor con el que solemos referirnos cuando decimos “humor inglés”. La sonrisa, en todo caso, es una sonrisa maliciosa.

II

Noviembre de 1974. Lord Lucan intenta matar a su mujer. La espera oculto en sótano de la mansión y cuando ella baja, la ataca. Pero la oscuridad lo confunde y asesina a Sandra Rivett, la niñera de sus hijos. Lucan se fuga y ya nadie jamás logra dar con su paradero. Algunos afirman haberlo visto en Europa, en México, en Nueva Zelanda, pero no pasan de rumores y habladurías.

Veinticinco años después, un hombre entra en el consultorio de la psicóloga Hildegard Wolf:

– ¿Qué puedo hacer por usted?
– Primero debo informarle que la policía me busca por dos cargos: asesinato e intento de asesinato. Me han buscado por más de veinte años. Soy el desaparecido lord Lucan.
Hildegard se quedó helada. En ese momento trataba a otro paciente que afirmaba, de manera convincente, ser el fugitivo lord Lucan. Sospechó que se trataba de una confabulación.

(más…)

Read Full Post »