Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Prólogos’

La editorial Edhasa ha publicado La invocación y otras historias una antología de cuentos seleccionados por Matías Serra Bradford del autor de El curso del corazón que demuestran por qué ha sido calificado como un escritor ineludible y, como dijera el suplemento literario de Times, “un visionario”. Presentamos aquí el prólogo de Serra Bradford a este nuevo volumen.

Por Matías Serra Bradford.

Con la rapidez con la que cualquiera se pierde en un sueño, un relato de M. John Harrison empuja al lector hacia un vacío en el que flota a la deriva, sin tener de dónde sostenerse, dónde hacer pie. En un cuento de Harrison se oye a alguien decir: “Cada sueño es una cueva cerrada. La paradoja de los sueños –y de hecho de la magia– es que para encontrar la llave debes estar adentro de antemano”. Podría decirse que la ficción de este narrador británico empieza y termina con el relato titulado “Egnaro”, solo que como otros que llevan su firma éste es un límite de doble fondo. Vacilante frontera entre lo visible y lo invisible, Egnaro “está a la vez adentro de uno y afuera”. Egnaro sería una versión más sensorial, más contemporánea, más glosada, del Tlön de Borges. Al igual que otros espacios intermedios inventados por el autor –el Pleroma en “El gran dios Pan” y “La invocación”– se trata de una grieta, un intersticio, que vuelve posible entrar y salir del mundo bajo ciertas condiciones, favorables o desfavorables.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

Hoy se cumplen 100 años del nacimiento de Roland Barthes. Presentamos la nota de los editores del volumen Seis formas de amar a Barthes (Capital Intelectual), que incluye textos de Julia Kristeva, Tiphaine Samoyault, Alberto Giordano, Éric Marty, Silvio Mattoni y Edgardo Cozarinsky.

Por Maya González Roux y Enrique Schmukler.

Para André Guitard

“Solo los muertos son objetos creadores”, anota en sus apuntes para el curso “Lo neutro”. En el año del centenario del nacimiento de Roland Barthes, se corre el riesgo de que la profusión de homenajes termine por asfixiar su figura en el panteón de los ilustres. Probablemente ningún crítico haya sido tan consciente como él del carácter equívoco que conlleva cualquier figura de autor. De hecho, esa delicada exploración de sí que es el Roland Barthes por Roland Barthes resultó ser el lento destilado de una prolongada reflexión sobre el autor que había comenzado más de una década antes, con el artículo “La muerte del autor”, de 1968, y que daría un giro definitorio en el “Prefacio” de Sade, Fourier, Loyola. Allí, cuidándose de no rectificar (del todo) su flamígero y nietzscheano dictamen anterior, Barthes señala la “morfología” imaginaria del autor, su carácter intersubjetivo, de “simple plural de ‘encantos’”, en cuyos contornos reconoce menos a la “persona (civil, moral)” que a un “cuerpo” atractivo de detalles.

(más…)

Read Full Post »

Raabioso

Un fantástico perfil de María Moreno prologa el volumen Enrique Raab. Periodismo todorreterno (Sudamericana).

Por María Moreno.

¿Por qué no hay un mito Enrique Raab? O aunque sea un mayor reconocimiento. Quizás porque él desconfiaba de las palabras sacralizadas que viven entre las solapas de los libros y no cultivó la novela —ese género fálico que permite pisar los papers— o la investigación a lo grande (su nacionalidad no hubiera sido un problema cuando Carlos Gardel era uruguayo o francés, y Julio Cortázar, belga). ¿Será porque no pertenecía al grupo mayoritario en la militancia revolucionaria? ¿Porque su desobediencia a la heterosexualidad obligatoria no favorecía el mito para una izquierda que aún trata de asimilar a un Néstor Perlongher, pero tampoco advirtió, como tantos disidentes sexuales que militaban en las organizaciones políticas —es otro mito homofóbico pensar el deseo de hombre a hombre y de mujer a mujer como aquel que compromete el ser todo de quien lo detecta—, la articulación entre política y política sexual o la dejó para más tarde? ¿O porque los cronistas populares suelen ser populistas y él no era ni una cosa ni la otra? ¿Porque era algo más complicado que lo que Carlos Monsiváis definió como “cronista” (un miembro de las minorías que habla en nombre de las mayorías astrosas)? Me dijo por teléfono Felisa Pinto, quien a veces se define como cronista del café society, otras como cronista a secas y muestra que el estilo en todos los que pasaron por las redacciones de Jacobo Timerman fue una epidemia de la que nadie se cura:

(más…)

Read Full Post »

Se publica una nueva —la tercera y mejor— biografía de John Kennedy Toole, el autor de la genial novela La conjura de los necios. Publicamos el fragmento del prólogo de Una mariposa en la máquina de escribir (Anagrama) en donde el biógrafo plantea la importancia cardinal de la novela de Toole en la literatura moderna.

Por Cory Maclauchlin.

cub Una_mariposa_en_la_máquina de escribir.inddLa vida y la muerte de John Kennedy Toole forman una de las historias más fascinantes de la biografía literaria norteamericana. Después de escribir La conjura de los necios, Toole se carteó durante dos años con Robert Gottlieb, de la editorial Simon and Schuster, con quien intercambió correcciones y comentarios. Al no obtener aprobación de Gottlieb, Toole, considerándola un fracaso, abandonó la novela. Años más tarde padeció una crisis nerviosa, emprendió un viaje de dos meses por los Estados Unidos y acabó suicidándose en una calle cualquiera en las afueras de Biloxi, Mississippi. Pasaron unos años hasta que su madre encontró el manuscrito en una caja de zapatos y lo envió a varios editores. Tras numerosos rechazos, acorraló al escritor Walker Percy, a quien La conjura le pareció una novela brillante y facilitó su publicación. El libro no tardó en convertirse en un éxito inmediato, y en 1981, doce años después de la muerte de Toole, obtuvo el Premio Pulitzer.

(más…)

Read Full Post »

Luego de asistir durante diez años al taller de escritura de Hebe Uhart, Liliana Villanueva compiló sus apuntes en un volumen imperdible lleno de enseñanzas de la autora de Viajera crónica y Visto y oído, entre tantos otros títulos.

Por Liliana Villanueva.

En “Explicación falsa de mis cuentos”, Felisberto Hernández dice: “obligado o traicionado por mí mismo a decir cómo hago mis cuentos, recurriré a explicaciones exteriores a ellos”. En este texto, un manifiesto de la escritura en humilde formato, Felisberto se desdobla, de la misma manera en la que, en sus cuentos, es capaz de salir de sí mismo y convertirse en uno más de sus personajes. Para el autor uruguayo, su propia obra tiene algo de misterioso, “a pesar de la vigilancia constante y rigurosa de la conciencia”. Las frases que cito están señaladas con un trazo de marcador grueso sobre un papel fotocopiado, donde también hay apuntes escritos a mano: “el concepto traba” y “la espontaneidad no está reñida con la reflexión”. El marcador grueso es de Hebe y las notas son apuntes míos de sus clases.

(más…)

Read Full Post »

El nuevo libro de la autora de Siete días en el mundo del arte explora lo que significa ser, hoy, un artista profesional. Publicamos aquí la introducción de Sarah Thorton a su libro 33 artistas en 3 actos (Edhasa).

Por Sarah Thorton.

33 artistas en 3 actos

“Yo no creo en el arte. Creo en el artista . ”
Marcel Duchamp

Los artistas no sólo hacen arte. Crean y preservan mitos que hacen que su obra sea influyente. Mientras los pintores decimonónicos se preocupaban por la credibilidad, Marcel Duchamp, el abuelo del arte contemporáneo, convirtió la creencia en una preocupación central del arte. En 1917 proclamó que un mingitorio era una obra de arte, y la tituló La fuente . Al hacerlo, afirmó el poder divino de todos los artistas de designar como arte cualquier cosa que se les ocurra. Sostener esta clase de autoridad no es fácil, pero hoy es esencial para los artistas que quieren triunfar. En una esfera donde cualquier cosa puede ser arte, dado que no existe una medida objetiva de la calidad, los artistas ambiciosos deben establecer sus propios estándares de excelencia. Generar esos estándares no sólo requiere una inmensa confianza en sí mismo: también requiere convencer a otros. Como deidades competitivas, los artistas necesitan crear obras que atraigan seguidores fieles.

(más…)

Read Full Post »

Dos palabras

Los apuntes de Maiakovski del viaje que en 1925 realizó a América para estrechar lazos con el movimiento obrero local se compilaron en Mi descubrimiento de América, que acaba de salir por Entropía. De ese libro publicamos el primer texto que funciona también como prólogo.

Texto: Vladimir Maiakovsky.

mi descubrimientoNecesito viajar. Para mí, el contacto con todo aquello que respira vida casi sustituye la lectura de libros. El viaje emociona al lector de hoy. En lugar de historias ficticias, supuestamente curiosas, sobre imágenes, metáforas y temas aburridos, surgen experiencias interesantes en sí mismas.

He vivido demasiado poco como para describir los detalles de forma correcta y pormenorizada. He vivido lo suficientemente poco como para retratar fielmente los rasgos generales.

Dieciocho días de océano. El océano es fruto de la imaginación. Estando en el mar, no puedes ver las costas, las olas son más grandes de lo que sería necesario para disfrutar de ellas, y tampoco sabes qué es lo que tienes bajo tus pies. Pero lo que cuenta es la imaginación: saber que ni a derecha ni a izquierda hay tierra firme hasta el polo, que adelante hay un mundo completamente nuevo, un segundo mundo, y que debajo tal vez se encuentre la Atlántida. Esta imaginación le da forma al océano Atlántico.

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »