Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Prólogos’

La editorial Nórdica publica el clásico texto antibelicista de Romain Rolland presentado por Stefan Zweig: “¿Debemos concluir que el amor a la patria sólo puede surgir mediante el odio hacia las otras patrias y la masacre de los que las defienden?”.

Texto: Stefan Zweig.

El 22 de septiembre de 1914, el Journal de Genève publicó el ensayo Más allá de la contienda. Tras un enfrentamiento preliminar a Gerhart Hauptmann, Rolland publicó esta declaración de guerra al odio, esta piedra fundacional de la invisible iglesia europea. El título, Más allá de la contienda, se ha convertido hoy en una consigna y en un lugar común. Sin embargo, en medio de las peleas discordantes de las facciones, este ensayo fue la primera declaración en poner una nota clara de justicia imperturbable, y trajo consuelo a miles de personas.

(más…)

Read Full Post »

Nicolás Prividera compila en El país del cine (Ed. Los Ríos) los artículos sobre el Nuevo Cine Argentino de los noventa: “Sería algo así como un nuevo cine al cubo”, dice Eduardo Russo, autor del prólogo del volumen, “a pesar de las insistentes fantasías de autoengendramiento o renuncias y torsiones en cuanto a legados, linajes o deudas que le atañen, acordes a ese deseo de ruptura que bien puede ser un anhelo fundacional como la aspiración a una permanencia fuera de la historia, como cosa que no es lo suyo.”

Por Eduardo Russo.

elpaisdelcinNicolás Prividera es un caso realmente infrecuente en el cine argentino: en su actividad se hacen complementarios, incluso por momentos indiscernibles, los actos de escritura crítica y realización. Ambos forman parte de un movimiento de interrogación y planteo sobre su práctica, con reenvíos y cruces reiterados entre página y pantalla, cuyo alcance es a la vez conceptual y creador. El origen múltiple de los textos no hace obstáculo para que a través de ellos se vaya tramando un cuerpo coherente, una configuración que insiste en el mismo título que formula este libro: el recorrido traza no una historia social, sino una interrogación a la vez histórica y política sobre el Nuevo Cine Argentino.

(más…)

Read Full Post »

5-7-5

El poeta Arturo Carrera traduce los haikus de Bashô, Moritake, Issa y otros destacados compositores japoneses en el libro Haikus de las cuatro estaciones. El mismo presenta el volumen con este texto.

Por Arturo Carrera.

El haiku, poema brevísimo de diecisiete sílabas distribuidas en tres líneas de cinco, siete y cinco, es una invención japonesa atribuída a su mayor artífice el poeta monje Matsuo Bashô (1644-1694), hijo de un samurai al servicio de la familia Todo. Entre sus seguidores, se cuentan los poetas Buson, Issa, Shiki, Kikaku, Taigi, entre otros.

Como escribió Roland Barthes a su regreso de Japón en su bellísimo libro El imperio de los signos, «el haiku reproduce el gesto indicativo del niño pequeño que muestra con el dedo cualquier cosa (el haiku no tiene acepción de sujetos), diciendo tan solo: ¡esto!, ¡mirá allá!, ¡oh!, ¡ah!».

(más…)

Read Full Post »

Big Proust

En la breve nota introductoria de Big Sur (publicado en Argentina por Adriana Hidalgo con traducción de Pablo Gianera), Jack Kerouac explica su programa literario y deja ver el respeto por uno de los escritores que más admiraba, Marcel Proust.

Texto: Jack Kerouac.

Mi obra comprende un vasto libro semejante al de Proust, excepto por el hecho de que mis recuerdos están escritos sobre la marcha, y no, mucho después, en un lecho de enfermo. Las objeciones de mis primeros editores me impidieron usar en cada obra los mismos nombres para los personajes. En el camino, Los subterráneos, Los vagabundos del Dharma, Doctor Sax, Maggie Cassidy, Tristessa, Ángeles de desolación, Visiones de Cody, y todos los demás, incluyendo este libro, Big Sur, no son sino capítulos de la obra total que llamo La leyenda de Duluoz. Tengo la intención de recopilar en mi vejez toda mi obra y reinsertar mi panteón de nombres uniformes, dejar una enorme biblioteca repleta de libros, y morir feliz. La totalidad conforma una comedia colosal, vista con los ojos del pobre Ti Jean (yo mismo), conocido también como Jack Duluoz; el mundo de la acción furiosa y de la demencia y también de la mansa dulzura visto a través de la cerradura de su ojo.

*

Notas relacionadas

  • En el camino: Una comparación entre el clásico de Jack Kerouac y la versión de Walter Salles. Por Andrés Hax (@andreshax)
  • ¿Casado? Naaa: El prólogo de Kerouac a Viajero Solitario (Caja Negra).
  • Kerouac: 40 años del mito: Un perfil del autor por Luis Diego Fernández.

Read Full Post »

Hans Ulrich Obrist es un crítico y curador de arte suizo. Actualmente es director de Proyectos Internacionales en la Serpentine Gallery de Kensington Gardens, Londres. En español se ha publicado Conversaciones con artistas contemporáneos (UDP), con el prólogo de Alan Pauls que aquí presentamos.

Por Alan Pauls.

Las veinte entrevistas que compila este libro son solo la punta del inmenso iceberg oral que Hans Ulrich Obrist viene recopilando desde mediados de los años 80, cuando estudiaba ciencias sociales y conoció a Alighiero Boetti y entendió que nada le interesaba más que hablar con artistas. De esa pasión relacional, casi más que de cualquier devoción por un objeto llamado “obra de arte”, nace sin duda el Obrist curador estrella, el hombre orquesta que desde principios de los 90 (tenía veintitrés años cuando convirtió la cocina de su casa en galería y ofreció su primer vernissage) hasta hoy lleva montadas más de 150 exposiciones en todo el mundo, ha estampado su firma en cientos de catálogos y revistas especializadas de arte y desde hace un par de años es codirector de exhibiciones y programas y director de proyectos internacionales de la Serpentine Gallery de Londres. La curadoría, en el caso de Obrist, quizá no sea, pues, sino la continuación de la conversación por otros medios, y el tramado de encuentros entre obras, prácticas, experiencias y artistas una especie de versión 3D, a escala global, de la verdadera escena en la que Obrist parece cristalizar la experiencia del arte contemporáneo (o al menos su performance predilecta): la escena de la interlocución.

(más…)

Read Full Post »

Matías Serra Bradford tradujo los Cuentos selectos, de Aldous Huxley (Edhasa). También escribió el prólogo, que aquí presentamos: “Se podría decir que para Huxley un descubrimiento poético no tenía menos valor —menos valencias— que un descubrimiento científico; que uno y otro podían guiarnos a otra parte”, dice.

Por Matías Serra Bradford.

Es difícil, y acaso inútil, determinar si la versatilidad temática de los ensayos de Aldous Huxley se refleja en sus cuentos y novelas, o si se da el camino inverso. Es indudable que ha sido un vaivén sincrónico, en un escritor al que tanto lo tentaba adelantarse como quedarse atrás. La búsqueda constante de este curioso serial ha sido el hilo de una profusa continuidad entre géneros literarios. Sus narraciones y artículos críticos circundan esa curiosidad y son sus emisiones. La indagación se disgrega materialmente pero no espiritualmente.

La opinión de los contemporáneos —cuando uno de ellos es Desmond MacCarthy, el mejor crítico de oficio del grupo de Bloomsbury— tiene el valor de una videncia. Acerca del autor de Un mundo feliz, MacCarthy comentaba que “ningún novelista es tan sensible a la inconsecuente rareza de la vida, y a la inconsistencia de lo que está sucediendo simultáneamente en cada momento de la experiencia”. Todo proviene de una misma fuente, un idéntico espíritu con diversas máscaras literarias, y MacCarthy añadía que “el profundo placer de leer a Huxley reside en seguir el movimiento de su mente”. El movimiento de la vista, de la atención, podría decirse, de quien padeció serias dificultades oftalmológicas que sólo consiguieron fortalecer la tenacidad de un explorador omnívoro.

(más…)

Read Full Post »

« Newer Posts