Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Daniel Guebel’

Daniel Guebel habla de su nuevo libro, Las mujeres que amé (Penguin) y de la obra Pobre Cristo, que se presenta todos los sábados a las 23 en el teatro El extranjero (Valentín Gómez 3378, Abasto). “El teatro es más sagrado y más salvaje que la novela”, dice.

Por Patricio Zunini.

pobrecristo
Foto: Alejandra López

Cristo es mujer.

La sala del teatro El extranjero está a oscuras, la luz difusa sobre las butacas apenas permite reconocer parte de la escenografía: una escalera que termina en una suerte de tarima alta. Hay unas sábanas descuidadas en la escalera y en el piso. De a poco el escenario se ilumina y las formas ganan definición. La tarima es una columna jónica; las sábanas se mueven: en la escalera estaba Cristo envuelto en un sudario. Lo primero que llama la atención de Cristo es que sea una mujer. La actriz se llama Ariadna Sturzzi y antes de protagonizar Pobre Cristo —la nueva obra escrita y dirigida por Daniel Guebel— actuó en La cantante calva, Ricardo III y Antonio y Cleopatra, entre otras.

(más…)

Read Full Post »

El autor de Genios destrozados comparte cinco subrayados de Historia del cristianismo del escritor, historiador y periodista británico Paul Johnson.

Selección de Daniel Guebel.

Johnson

“El pontífice regio de Constantinopla estaba rodeado por una compleja estructura de veneración. De acuerdo con una descripción del siglo X realizada por Liutprand, obispo de Cremona, se desprende que el emperador era levitado sobre un trono accionado por máquinas ocultas, de manera que la impresión fuese más profunda; y al lado del trono había leones mecánicos que rugían y restallaban la cola cuando se acercaba un visitante”.

*

“Gregorio el Grande escribió a la emperatriz: ‘Los cuerpos de los apóstoles Pedro y Pablo resplandecen con milagros tan grandes y nos sobrecogen de tal modo que nadie puede ir a rezar allí sin un temor considerable’. Y relataba dos anécdotas de trabajadores que habían muerto después de acercarse demasiado a los cuerpos”.

(más…)

Read Full Post »

Valeria Meiller reseñó Los padres de Sherezade, de Daniel Guebel para Revista Ñ:

los padres de sherezade“Alguien cuenta o hace contar, alguien lee o escucha”. Así termina Los padres de Sherezade, el nuevo libro de Daniel Guebel. Para el lector que haya entrado a este escritor por la puerta de Derrumbe (Mondadori, 2007), su última novela y, seguramente, uno de sus libros más celebrados, vale decir que este libro constituye una experiencia de lectura radicalmente distinta. Y no sólo porque se trate de un volumen de cuentos -a ya muchos años de aquel primer libro de cuentos que fue El ser querido (1992)- sino también porque si lo que Derrumbe proponía era una experiencia límite, constituida por la imposibilidad de contar el dolor y la forma en que aquello propulsaba el ejercicio de la literatura, Los padres de Sherezade viene a redoblar la apuesta: no solamente es posible contar, sino que es posible hacerlo y hacerlo: repetir esa posibilidad en el interior de una misma historia.

Todo lector conoce, o intuye al menos, la importancia de las últimas palabras de un libro y lo que llama la atención, en este caso, es la infinita sencillez con la que el autor abisma en ella la compleja estructura de estos cinco relatos. Se trata de la lógica de las cajas chinas o, por qué no, de las muñecas rusas: personajes como Wasili Fedor, el alquimista de “Un sueño de amor” o Aliosha Davidov, el ferviente defensor de “El secreto de la inmortalidad” son, además de personajes, habilísimos narradores. Sus relatos saben ganarse su propio espacio de tensión narrativa manteniendo en vilo a los personajes que les sirven de escuchas y al lector como templados por la misma cuerda. El resultado es un delicado juego de encastres que no necesariamente implica confluencias. Así, el relato de Davidov sobre un drama amoroso -llevado adelante al mejor estilo cervantino en las Novelas Ejemplares– resulta, como el personaje mismo lo declara, una obertura inconclusa sin llegar a convertirse por eso, bajo ningún punto, en una digresión.

(más…)

Read Full Post »

Historias interrumpidas

los padres de sherezadePablo Gianera reseña para ADN Cultura Los Padres de Sherezade:

“Apenas abierto Los padres de Sherezade, se descubre, con algo de perplejidad, que Daniel Guebel dedica el libro a su madre y a su hermana, “contadoras de historias”. Tal vez esa dedicatoria propicie algunos malentendidos que suelen circular en la literatura argentina. Para despejar cualquier confusión eventual, habría que empezar diciendo que este libro no participa en absoluto de ciertas corrientes vitalistas que imaginan la mera experiencia como asunto para una ficción. Si hay en Los padres… una experiencia traducida en ficción, es la experiencia de la lectura, tan legítima y densa como la de los viajes, la política o el sexo, temas todos que aparecen en el libro pero filtrados, como en el cuento que da título al volumen, por lecturas y más lecturas. Escribir consiste, antes que nada, en leer. A Guebel lo apasiona esa manera patológica en la que un libro enloquece a otros libros, cuyos ejemplos más eminentes serían el Quijote , Bouvard y Pécuchet , de Gustave Flaubert, y la obra entera de Borges.”

[Leer la reseña completa]

Un ejercicio interesante es intentar considerar a quién escribe -o también: qué lee- cada reseñador. Leáse esta reseña y luego las de Tomas, Terranova, Vecino, Bogado: cada opinión parecería provenir y apuntar a diferentes concepciones de literatura.

Read Full Post »

Fernando Bogado leyó y reseñó para Radar Libros, Los padres de Sherezade, de Daniel Guebel.

Daniel Guebel regresa a los cuentos luego de su temprana publicación de El ser querido (1992). Con un tono borgeano que parece crecer hasta llegar al clímax del último relato, el libro logra convertirse en un despliegue de destreza narrativa que ahonda en los momentos huecos de ciertas biografías personales de las cuales la simple documentación profesional no puede dar cuenta: donde la historia calla, se erige el monumento literario.

guebel

La reseña completa, aquí.

Read Full Post »

Gustavo Pazos entrevistó a Daniel Guebel para La Voz con motivo de la aparición de Los padres de Sherezade. Algunas de los conceptos más destacadas, a continuación; la entrevista entera, aquí.

 

Busco transformar las posibilidades de la narración.

La novela clásica, burguesa, quedó en manos de los autores de best sellers y de los pasmados.

Mis libros se las arreglan para que sus partes ‘reboten’, reflejen y se espejen unos con otros y partes de sus partes con otras, propias y ajenas.

Los cinco cuentos de Los padres de Sherezade se habían encendido y me llamaban pidiéndome que los sacara de allí.

Read Full Post »

“Los cuentos de la buena pipa”.

los cuentos de la buena pipaJuan Terranova y Maximiliano Tomas leyeron Los padres de Sherezade y le pusieron el mismo título a la reseña. Pero mientras Terranova leyó con indiferencia, Tomas se encontró con la confirmación de un gran escritor. La respuesta, como siempre, está en el libro.

Read Full Post »

los padres de sherezade

Juan Terranova leyó Los padres de Sherezade y le resultó un libro indiferente. No coincidimos con su opinión, pero igual lo referimos. Pasen y lean, y saquen sus propias conclusiones:

Leo la excelente reseña que hizo Diego Vecino para Crítica sobre Los padres de Sherezade de Daniel Guebel y me siento interpelado. Había hojeado el libro, pero no estaba de ánimo para ese aire entre fabuloso y decadente que proponía. La reseña, sin embargo, me devolvió al asunto y me fuerza, de alguna manera, a dar mi versión. ¿Por qué? Digamos que se trata de un desafío. Es simple argumentar por qué un libro no te gusta, y es más difícil ya decir por qué un libro te gusta, pero lo realmente complicado es explicar por qué un libro te resulta indiferente.

[Continuar leyendo]

Read Full Post »

Diego Vecino reseñó Los Padres de Scherezade para el diario Crítica de la Argentina (el 13/12) y le puso un 6:

los padres de sherezadeLos padres de Scherezade
por Diego Vecino

El que avisa no traiciona: me gustó mucho más Guebel cuando hablaba de sí mismo o cuando hacía esa lectura mortuoria de los ’70 que ahora, en Los padres de Scherezade (Eterna Cadencia, 2008). Ese es su último libro y su segundo de cuentos. De ahí emerge un Guebel tipo flaneur post-indutrial: cínico, erudito, elegante, irónico, con sumarias aptitudes sociales, con un brandy en la mano o practicando bungee-jumping en un paraje exótico. Los cinco relatos que el libro reúne entregan los trazos gruesos de la inapelable bonne littérature. Un finísimo estilo, un poco atildado, que elude todas las marcas personales, humor refinado, sofisticados argumentos, hechos y datos remotos y todos los lugares comunes de ese género oligárquico que es la literatura fantástica: inmortalidad, magia, alquimia, anatomía, referencias a personajes y circunstancias reales que galvanizan con verosímil los afiebrados bandeos de una mente ociosa y lúdica.

El primer relato es el más corto y el más trivial: “La fórmula de los jesuitas” imagina una peregrinación secreta de Lenin a Francia en donde se conecta, a fuerza de diálogos imposibles, a la revolución rusa con el cristianismo primitivo. Ni mal ni nuevo. “La nariz de Stendhal”, en cambio, no disimula tras el floreo verbal una cantidad de buenas ideas acerca de las relaciones posibles entre saber, poder y literatura, foucaultianamente, en la pre-marxista Europa del 1800. El relato que le da nombre al libro recrea sin sobresaltos un clásico de la literatura argentina, Las Mil y una noches, y agrega un mito más al mito, aún cuando esto parecía imposible o innecesario. Los dos que quedan, “Un sueño de amor” y “El secreto de la inmortalidad”, deparan momentos de buena lectura, ni muy relajada ni muy estricta. Digamos, convencional, pero en el buen sentido del término.

(más…)

Read Full Post »

Guebel vs. Guebel

Por P.

Quintin y Guebel

Quintín y Guebel

Ayer se produjo un hecho bastante particular, algo que me llamó la atención recién en la presentación: Daniel Guebel presentó 2 libros. Sí: dos, y ninguno era una reedición ni nada que se le parezca. Dos libros nuevos, hechos y derechos. Uno de teatro, Tres obras para desesperar, de Ladosur Ediciones, y nuestro querido Los padres de Sherezade (nunca me sale bien escribirlo o pronunciarlo, si no lo pienso), un libro de cuentos realmente hermoso.

Diciembre es una especie de maratón eventística en la que uno termina con la lengua afuera, ya no sabe más a quien vió, de que habló, cuánto y dónde se divertió. Encima, uno tiene que ir de una punta a la otra de la ciudad soportando a la gente que anda más loca que el resto del año, con un concierto permanente de bocinas, una puteada en cada esquina como decoración.

Daniel Guebel

Daniel, el padre de Sherezade

Pero a pesar de la fecha, unas 40 o 50 personas se acercaron a saludar a Daniel en el nacimiento de estos 2 libros que se suman a la ya extensa cantidad de “hijos literarios” que Guebel ha parido a lo largo de 20 años.

(más…)

Read Full Post »

Hoy a las 19, Daniel Guebel acompañado por Quintín presenta en la librería (Honduras 5582)  sus nuevos trabajos: Los padres de Sherezade que editó con nosotros [leer un fragmento de “Un sueño de amor”] y Tres obras para desesperar que publicó Ladosur Ediciones.

presentacion

Luego, ¡brindis!

Los esperamos.

Read Full Post »

El próximo lunes, 15 de diciembre, Daniel Guebel presenta sus nuevos trabajos: Los padres de Sherezade que editó con nosotros [leer un fragmento de “Un sueño de amor”] y Tres obras para desesperar que publicó Ladosur Ediciones.

La cita es en la librería (Honduras 5582) a las 19.

presentacion

Read Full Post »

Un sueño de amor

Un adelanto de Los padres de Sherezade de Daniel Guebel.

los padres de sherezadeUn sueño de amor (fragmento)

Esta es la historia de una crisis espiritual y sus consecuencias.

El episodio ocurrió hace décadas, centurias, en la lejana Rusia de los Zares.

No importan las señales previas. En algún momento de su vida, el joven Nikita Volkoff, que había dedicado algunos años a convertirse en compositor de música culta, comprendió que no tenía talento para tal actividad. Arrasado por ese descubrimiento, vivió unos meses frenéticos, buscando consuelo en los amigos, las mujeres y el alcohol. Luego, harto de pretender lo que no hallaba, se dejó estar. Pasaba las horas contemplando con mirada ausente los túmulos de ceniza fría en la chimenea, los progresos de la humedad en las paredes de su cuarto. En ocasiones un comentario o un gesto cualquiera le arrancaban el llanto y terminaba abrazado a la cocinera. Parecía sufrir accesos de misticismo, aunque no dejaba ver cuál era su objeto de devoción; se entregaba a un confuso panteísmo que tornaba divino un jarrón, un vaso de agua, la rama rota de un alerce, un par de medias sucias, un fuego encendido, una Biblia, una pinza de depilar.

De aquel período son las anotaciones más emotivas de su Diario, aquellas donde, perdida ya toda cautela, dejaba traslucir su perturbación. Escribía: “No se me escapan las miradas de mi prójimo, que por reflejo vuelven aterradora la idea acerca de mi propio estado mental. Soy un genio que da lástima. Por las mañanas despierto y escucho ‘ti-tú, ti-tú’ (agudo, grave, agudo, grave), el canto irreal de un pájaro imaginario”.

Frívolo, serio, frívolo, serio, Nikita especuló durante un tiempo con poner fin a su vida. Estaba convencido de la necesidad de hacerlo, pero lo demoraba el horror a la mutilación. Para disimular esa muestra de íntima cobardía de rango estético, y sin nada en particular que hacer, abrazó la causa del despojamiento. Subsistía penosamente; dormía abrazado a un perro sarnoso, repartía su comida entre los pobres, se volvió un San Francisco obsesional. Sin embargo, había en su actitud un resto de soberbia esperanza, la lujuria de la contrición. Se decía: “Quiero que me olviden”, como si hubiera hecho algo que lo volvía digno de ser recordado. Por fin, debió reconocer que su aparatosa tournée por los territorios de la humildad de espíritu no lo había protegido del resentimiento y el fracaso.

(más…)

Read Full Post »

Los padres de Sherezade

Diciembre llega con dos novedades de nuestra editorial. La primera es Los padres de Sherezade, cuentos de Daniel Guebel.

Daniel Guebel y la máquina de contar

los padres de sherezade
  • Con un universo narrativo completamente original, Daniel Guebel presenta una deliciosa colección de relatos que, al modo de las mamushkas, contienen a su vez otros relatos que llevan al lector en un paseo extravagante por la Europa Oriental de fines del siglo XIX y principios del XX.
  • Personajes disímiles nos conducen por un mundo de peripecias, hilando historias como si se tratara de un tapiz exótico cuya finalidad no es sobrevivir a un sultán iracundo, sino el simple hecho de narrar y hacer correr la rueda eterna de la imaginación.
  • El relato fantástico, la investigación filológica, la anécdota, el policial y la biografía se dan cita en un volumen donde se cuela el humor elocuente y mordaz que caracteriza a su autor.

Los padres de Sherezade (cuentos)
de Daniel Guebel

Una corte de personajes movidos por la curiosidad, la ambición, el ocio o el deseo atraviesan un mundo esotérico, donde la magia aún ocupa el lugar de la ciencia. Desde Lenin que se interna en un convento en busca de la fórmula para crear un partido revolucionario, hasta un arquitecto y alquimista homosexual que hace uso de sus poderes para unir dos destinos desdichados, pasando por Stendhal que espera en Riga su turno para someterse a una cirugía estética, y un matrimonio de recién casados que experimenta tratamientos exóticos para mejorar la salud y conseguir la inmortalidad. Y por fin, Alejandro Magno, el modelo imaginario en que se basaron los narradores indios y persas para concebir la historia central de Las mil y una noches, el libro eterno del que dos milenios más tarde se enamorará Napoleón.

(más…)

Read Full Post »